El Tribunal Constitucional (TC) declaró infundada la demanda competencial sobre el cierre del Congreso en decisión adoptada por mayoría y a mano alzada, con cuatro votos a favor de rechazar el recurso presentado por el titular de la Comisión Permanente, Pedro Olaechea.

 

tc demanda comptencial ene 2020

 

En audiencia pública, los magistrados Eloy Espinosa-Saldaña, Manuel Miranda y Marianella Ledesma (presidenta del TC) respaldaron la ponencia de su colega Carlos Ramos, quien avaló la disolución del Parlamento por considerar que "si tuvo lugar" la denegación de la confianza al Gabinete que encabezó Salvador del Solar, el pasado 30 de setiembre.

Mientras que sus colegas Ernesto Blume, Augusto Ferrero Costa y José Luis Sardón emitieron un voto singular en contra de la ponencia de Ramos. Para dichos magistrados se debió declarar fundada dicha demanda.

Durante su exposición, el magistrado Ramos señaló que el Poder Ejecutivo contaba con competencia para plantear una cuestión de confianza, tanto para proponer una reforma de la ley orgánica del Tribunal Constitucional como para solicitar la postergación de la elección de magistrados.

Lo cual, añadió, obedecía a una especial coyuntura política que aún atravesaba el país.

“En la medida en que el Congreso decidió no suspender dicho acto es evidente que decidió denegar la confianza al Poder Ejecutivo”, añadió.

Sostuvo, además, que el Congreso aceptó el proyecto planteado por el Consejo de Ministros referido al TC, pero no el segundo pedido, que era la suspensión de la elección de los magistrados del tribunal.

"Materialmente no se cumplió con uno de los extremos solicitados, no se materializó en el acto de votación, pero sí en la forma manifiesta de no aceptar lo solicitado", indicó.

Al finalizar su intervención se dio paso a la ronda de debates que concluyó con el voto a mano alzada de los magistrados del tribunal.

Pronunciamiento de Marianella Ledesma

Antes de expresar formalmente el resultado de la deliberación realizada en el Pleno Jurisdiccional celebrado el día de hoy, quisiera enfatizar que ha sido un día histórico.

Por primera vez, en la historia de la jurisdicción constitucional, el Tribunal Constitucional levantó la reserva de una deliberación para que la ciudadanía tenga la oportunidad de conocer directamente los argumentos y contraargumentos que, cada Magistrado alturadamente ha expresado en ánimo de formar la posición colegiada de este supremo intérprete de la Constitución.

Confío en que esta experiencia permita convencernos de la importancia de instituir esta política jurisdiccional de democratización del debate; confío en que permita apreciar que hoy estamos dando un paso singularmente importante, en el fortalecimiento de la legitimidad del Tribunal Constitucional, y en el ejercicio pleno del derecho fundamental a la publicidad de los procesos.

Dicho esto, comunico a la opinión pública lo siguiente:

En la sesión de Pleno Jurisdiccional celebrada el día de hoy el Tribunal Constitucional, por mayoría, con las votaciones a favor de los magistrados Ledesma Narváez (Presidenta), Miranda Canales, Ramos Núñez y Espinosa-Saldaña, se ha aprobado la ponencia presentada por el Magistrado Ramos Núñez recaída en el Exp. N° 0006-2019-CC/TC, promovido por el señor Pedro Olaechea, presidente de la Comisión Permanente del Congreso de la República contra el Poder Ejecutivo.

En ese sentido, se ha considerado constitucional, el acto de disolución del Congreso de la República que tuvo lugar el 30 de septiembre de 2019, por haber negado la confianza a dos Consejos de Ministros

Los magistrados tienen un plazo máximo de 7 días hábiles, a partir de la fecha, conforme al Reglamento Normativo, para presentar los respectivos fundamentos de voto y votos singulares.