La Defensoría del Pueblo (DP), ante la actitud del gobierno del presidente Francisco Sagasti de pasar al retiro a altos mandos de la Policía Nacional del Perú (PNP), señaló que se trata de una interpretación errónea de la ley que dañaría a la institución.
 
 
 
policias
 
Como se sabe, se ignoró a los tres generales que ocupaban los primeros lugares en el orden de mérito para ser elegidos comandante general, y para designar a César Cervantes se les pasó por alto no sólo a los tres, sino todos hasta  el número 18, de Cervantes.
 
“Consideramos que se ha realizado una interpretación errónea del artículo 8 del Decreto Legislativo 1267, Ley de la Policía Nacional del Perú. Ello, a nuestro juicio, afecta la institucionalidad de dicho organismo, contraviene las reglas y estándares fijados por el Tribunal Constitucional y menoscaba derechos fundamentales”, dice el comunicado dirigido a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM).
 
La Defensoría advierte que el presidente Francisco Sagasti puede cambiar los cuadros de los altos mandos y oficiales de la PNP, siempre que sea constitucional.
 
Cita La República: “Si bien el Poder Ejecutivo ostenta la atribución de renovar los cuadros de la Alta Dirección de la Policía Nacional, en el marco de un proceso regular o excepcional, tal poder solo puede ser ejercicio en el marco de lo previsto en la Constitución.
 
El organismo autónomo señala que, en las resoluciones de los cambios en la institución policial, no se advierte motivación para los ceses, ni las razones de la elección del comandante general César Cervantes. En esa línea, indica que el presidente no tomó consideración de la meritocracia.
 
Finalmente, considera necesaria la adopción de medidas para recuperar la institucionalidad de la Policía y que se “garanticen a futuro el pleno respeto del principio meritocrático en la selección de sus más altos mandos”.