El sujeto a lo más daría la talla para un cargo de auxiliar en el Estado, pero lo nombraron embajador del Perú en Venezuela. Ahora el juez Jhon Pillaca Valdez aprobó la solicitud fiscal de impedimento de salida del país a Richard Rojas García, por seis meses, debido a la investigación que se le sigue por presunto lavado de activos en el partido político Perú Libre.

 

Richard Rojas

 

Coincidentemente, el fiscal también se llama Richard Rojas Gómez, quien argumentó que el investigado debe permanecer en el Perú por ser vital su presencia en el proceso, pues debe reconocer documentos y otros enseres incautados durante el allanamiento al local de Perú Libre. El Fiscal solicitó 12 meses de impedimento, pero el juez autorizó seis meses.

El investigado tendría poder de decisión en dicho partido, adempas de su cercanía con el jefe Vladimir Cerrón y habría participado directamente en el lavado de activos por tres hechos.

Priemro, Rojas dispuso que un venezolano viviera en el local del partido en Lima, a cambio de darle mantenimiento y seguridad, lo cual no es creíble para la Fiscalía porque al allanar se descubrió que el extranjero tenía unos 10 mil soles, suficiente para alquilar una habitación y no vivir al abrigo de Rojas.

Segundo, el aspirante a colaborador eficaz 04-2021 declaró que el 23 de febrero del 2021 el director de Educación de Junín, Bladimir López Leiva, transfirió 200 soles a la cuenta de Rojas García, lo que probaría que se dedica al lavado de activos. Para el fiscal el monto no interesa, sino el movimiento.

Tercero, Rojas pretendió retirar, mediante un cheque de gerencia, 376.930 soles de una cuenta embargada a Vladimir Cerrón.

En la audiencia Rojas alegó que ofreció ayudó al venezolano porque por ser líder del partido podía disponer de un local vacío.

Rojas señala que ocupaba los cargos de secretario de organización del partido en la macrorregión norte y secretario general en Lima y por ello ofreció al venezolano vivir en el partido a cambio de seguridad y mantenimiento.

El investigado explicó que el dinero de la cuenta de Vladimir Cerrón que pretendió retirar se trataba de un préstamo para el partido que solicitó a Cerrón para remodelar el local de la avenida Brasil y poner paneles publicitarios, lo que permitiría recuperar la inversión. La Fiscalía tampoco cree, porque el sujeto dijo a la prensa que era un préstamo personal.