El expresidente de Perú Alejandro Toledo (2001-2006) solicitó a la justicia de EE. UU. no volver a prisión preventiva por problemas de salud, luego de que ésta certificó que puede ser extraditado a su país para que responda por acusaciones de presunto lavado de activos en el caso Lava Jato.
 
 
 
alejandro toledo 51 "En julio sufrió una caída traumática y sufrió una compleja fractura del hombro derecho, que requirió una cirugía mayor y la sustitución de la articulación por una prótesis de titanio. Sigue necesitando un régimen cuidadosamente supervisado de tratamiento del dolor y fisioterapia para recuperar la función de su extremidad superior derecha", indicó la defensa de Toledo en un documento dirigido al juez Thomas Hixson, y al que tuvo acceso el diario peruano La República.
 
Luego de que el juez Hixson certificara el pasado 28 de septiembre que Toledo puede ser extraditado a Perú - decisión final que tendrá que tomar el Departamento de Estado -, la justicia de EEUU considera que el exmandatario debe retornar a prisión.
 
Toledo fue excarcelado en 2020 por el riesgo de contraer el covid-19 en una prisión de California (oeste), manteniéndose hasta la fecha bajo un régimen de semilibertad.
 
La defensa del ex jefe de Estado considera que su estado "está en declive" y que en eventual retorno a prisión sería "extremadamente perjudicial" para su salud mental.
 
Toledo es requerido en Perú para que enfrente una acusación fiscal que conlleva 20 años y medio de cárcel por el presunto delito de lavado de activos por haber recibido más de 30 millones de dólares de la constructora Odebrecht a cambio de la concesión de la obra carretera Interoceánica Sur, tramos 2 y 3. 
 
 
Con información de Sputnik