Solsiret RodriguezLos restos de la joven Solsiret Rodríguez, asesinada hace tres años por su cuñado y la pareja de éste, fueron hallados recién esta semana debido a que cuando ocurrió el homicidio la Policía actuó con negligencia y mentalidad machista.

Cuando deapareció la víctima, la Policía dejó de realizar su obligación de investigar con diligencia en la suposición de que la estudiante se habría fugado con una nueva pareja.

Kevin Villanueva, cuñado de Solsiret, y su pareja, Andrea Aguirre, autores del crimen, están detenidos desde el viernes pasado.

Aguirre confesó el lunes que, según ella, sostuvieron una discusión y empujó a Solsiret Rodríguez, quien cayó y murió por un golpe en la cabeza. Después llamó a su pareja Kevin Villanueva, gemelo del conviviente de la víctima, Brian Villanueva, y decidieron descuartizar el cuerpo para desaparecer evidencias.

Solsiret Rodríguez vivía con Brian en la casa de la madre de este último, Yolanda Castillo. En el hogar también residían Kevin y su pareja, Andrea Aguirre. En su primera declaración ante la Depincri del Callao, Aguirre afirmó que vio que Solsiret llegó a casa al mediodía del 23 de agosto del 2017. Ella fue la última persona en verla con vida.

Los padres de Solsiret, Carlos Rodríguez y Rosario Aybar, narraron que Andrea confesó a las autoridades “que tuvo una discusión con mi hija el mismo 23 de agosto”. “Ella dice que la empujó, mi hija resbaló, cayó al piso, se golpeó la cabeza y murió. Ella dice que fue un accidente”, contaron. “Cuando le preguntan, ‘¿y dónde están los restos?’, ella respondió que estaban en su casa”, dijo.

Al día siguiente, las autoridades encontraron los restos dentro de un fardo en la casa. El padre y madre de Solsiret exigen que los resultados de los análisis a los que fueron sometidos los restos se presenten rápidamente para que el fiscal a cargo del caso pueda tramitar la prisión preventiva de los dos principales implicados en el crimen.

Tras años de letargo policial y fiscal, recién a raíz de la participación deun nuevo fiscal, Jimmy Mansilla Castañeda, quien tomó el caso, se llegó a la verdad.

Brian declaró a RPP Noticias que los funcionarios no quisieron atender su denuncia por desaparición y le dijeron que se trataba de abandono de hogar cuando ocurrieron los hechos. El 24 de agosto a las 11:50 a.m., la Policía emitió una denuncia por abandono de hogar.

En un principio, el caso fue seguido por la División de Personas Desaparecidas y luego pasó a la División de Investigación de Homicidios.

Tanto Carlos Rodríguez como Rosario Aybar indican que las primeras autoridades en investigar la desaparición de su hija, tanto fiscales como policías, le dijeron que ‘se fue con otro’ o ‘se cansó de ser madre’.

Así, por ejemplo, no se realizaron las pruebas de luminol en la vivienda escena del crimen y el tiempo otorgado a los homicidas les permitió cambiar paredes y pisos.

Se trata pues de una típica actuación machista de policías y fiscales al minimizar una desaparición con la suposición de abandono de hogar.

Paradójicamente, Solsiret Rodríguez era una activista de los derechos de la mujer y participaba en marchas contra la violencia hacia la mujer.

Hoy, tras difundirse esta noticia, diversos colectivos acudieron a realizar un plantón en la sede de la Dirincri, en protesta por la actuación policial.