recicladoresPese a la cuarentena y estado de emergencia por la pandemia del coronavirus COVID-19, se advierte un peligroso descuido de varios ministerios y municipalidades que permiten la actividad de los recicladores.

En varios distritos, incluso en los presuntamente mejor vigilados, por ejemplo en La Molina, se puede ver a recicladores en bicicleta que abren las bolsas de basura para llevar objetos a reciclar, siendo esto un foco muy peligroso de potencial contagio.

La Molina ha reducido su personal de serenazgo, por lo cual los vecinos se quejan de que al llamar se puede perder media hora o más sin conseguir reportar incidentes como estos u otros, como los de personas que pasean perros en los parques llegando de lejos.

Basureros formales no están debidamente preparados

Se ve también que los recogedores de basura, que trabajan para empresas formales, no han recibido una correcta capacitación, pues de tanto en tanto bajan su mascarilla al cuello.

Esta situación indica imprevisión de los ministerios de Salud, Ambiente, ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables y del Midis, además de las municipalidades.

Al ministerio de Salud le corresponde difundir directivas para prevenir casos como estos, pero se ve que nada han hecho.

El ministerio del Ambiente tampoco ha pensado en evitar esta contaminación, pues desde hace años deberían haber erradicado estas prácticas y centralizar el reciclado de modo que se realice de forma que realmente proteja la salud de los trabajadores.

También se sabe que los camiones de basura, en el trayecto a los rellenos sanitarios o botaderos (que no deberían exisitr, pero los hay), paran en algunos locales donde dejan objetos de la recolección diaria, para peligro de la vecindad, por el alto riesgo de propagación del coronavirus u otras enfermedades.

Hace meses realizamos una pregunta formal al ministerio del Ambiente para que diga a cuántas personas han sancionado por descargar camiones de basura en lugares no permitidos como cauces de ríos, ríos o playas, pero no quisieron responder.

El ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables y el Midis deberían ocuparse de que todos los recicladores, registrados o no, cesen las actividades insalubres y buscar se les asigne el bono para que puedan adquirir lo esencial durante el estado de emergencia.

Las municipalidades parecen estar adormecidas, pues ni siquiera en su propia jurisdicción controlan estas actividades como debe ser, pues el contagio se potencia desde el momento en que abren una bolsa de basura, así como el momento en que llevan los objetos y hasta el paso de los recicladores con su vestimenta y carga contaminada son fuente de infección. Foto: referencial.