Palacio de los remates
Alan Garcia
Rematemos a García y a los congresistas...


Tanto en su primer gobierno como en este segundo, el comportamiento del Presidente de la República resulta extremista, va de un polo a otro en determinados aspectos, como en lo tocante al patrimonio del Estado.

¡Mariscales de escritorio!
Entierro Huamanga

por Herbert Mujica Rojas

¿Son las marchas más "legítimas" cuando cuentan muertos, hijos del pueblo, entre sus lamentables saldos o resúmenes? ¿cuántos mariscales de escritorio, generales de cuatro paredes o almirantes de tina, han caído o son "mártires" de estas jornadas inadmisiblemente violentas, de uno y otro lado? La respuesta es inequívoca y dramática: los humildes son carne de cañón. Los farsantes caminan con el pasaporte en el bolsillo y la agenda plena en números telefónicos de personajes influyentes ¡por si acaso!

Cuando se aprovecha del poder para el proselitismo

Billete de Haya de 50 mil intis
No contento con inundar el Perú con la horrible cara de Víctor Raúl Haya de La Torre —al estampar su rostro en los billetes de 50 mil intis durante su primer gobierno—, ahora Alan García utiliza el poder para imponer la misma imagen en 50 mil estampillas postales.

Perú: reino de la taradocracia
Fernando Rospigliosi

por Herbert Mujica Rojas, 18-11-2004


Tengo pocas dudas que exista un país latinoamericano que se nos compare: aquí tenemos miles de analistas, escritores, poetas, artistas, ensayistas, estrategas, literatos, periodistas, especialistas y demás istas de toda índole y pelaje. El 90% basa su hoja de vida en jirones, piltrafas, menciones ad hoc que se hacen entre sí, alimentando un incienso frágil, incierto, anémico, pero rico en "artículos, tesis, libros" y demás tonteras que engordan egos, superlativizan mediocridades y endiosan a tarados doctos en la media ciencia. ¡En el país de los ciegos, el tuerto es rey!

¡Traficantes de cadáveres!
Alan Garcia
por Herbert Mujica Rojas


Nada puede justificar la muerte de cuatro hombres del pueblo en diferentes partes del país y como consecuencia de violencias policiales que deben investigarse exhaustivamente y castigarse con nombre y apellido, en ocasión de las protestas del paro agrario. Pero, la perversión política cuasi natural en Perú, invierte los valores y hace parecer estas lamentables defunciones como parte indispensable, insumo cínico, condimento sine que non de la algazara política en la que sólo reclutas son las víctimas, carne de cañón, mientras los generales de escritorio, los mariscales de cuatro paredes, tiran la piedra y se esconden bajo montañas de publicaciones, dólares simpáticos y un reaccionarismo que no tiene justificación alguna. ¿Puede tildarse de éxito, cuanto más víctimas y así se culpa al gobierno torpe, carente de fanales nacionalistas, citadino y claudicante? O, ¿nunca nos fuimos de la patibularia costumbre de creer que hay "mártires" de primera, segunda o tercera clase?

Alucinaciones de calabaza Villarán
Susana Villaran


Uno de los espectáculos más cómicos y extraños de la política ha sido la metamorfosis de Susana Villarán, de caviar a calabaza, cambio drástico si tenemos en cuenta que pasa del reino animal al vegetal.1 La ahora vegetal Villarán, en su último artículo en La República, publicado este 8 de febrero (Derecho y Revés. Desafinando), se dedica a alucinar sobre ella misma.

Una generación sin palabras
Machu Picchu
Por Víctor Raúl Huamán

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Alguno de los elementos esenciales para la validez de una cultura, es su memoria desde un espacio o geografía singular, su lucha por la sobrevivencia en ese determinado lugar y lo de esencial de su historia expresada en mitos y leyendas. Estas son las fuentes para definir eficazmente el desarrollo social y científico de los pueblos.

¡Cónsul pobre diablo! ¡Y soplón!
Miguel Palomino de la Gala
Jorge Guibert Nava
por Herbert Mujica Rojas


En Barcelona, la industriosa ciudad del norte español, hay un pésimo representante del servicio diplomático del Perú. Se atreve este bellaco no sólo a impulsar todo lo contrario que el presidente Alan García y su canciller, José García Belaunde, difundieron en el país ibérico, hace menos de quince días, colocando el reto a las empresas de ese país para que inviertan en Perú, sino que, de modo vergonzante y en contra de todos los principios éticos, el cónsul general Miguel Palomino de la Gala (así se llama el tipo), acaba de coronar su miserable gestión "denunciando" a un trabajador peruano, Jorge Guibert Nava, para que le echen de su puesto de chofer-mensajero que desempeña eficientemente desde hace cinco años.

Novak: ¿hay explicación a esta verguenza?
Fabian Novak
por Herbert Mujica Rojas


El ministro de Defensa, Antero Flores Aráoz, para despedir al ex vice de esa cartera, Fabián Novak Talavera, no tuvo mejor idea que condecorarle con la orden militar más importante del Perú. La metida de pata no pasaría de ser una de esas anécdotas urbanas a que está acostumbrado el pueblo, que soporta que traidores aparezcan como héroes y que proditores tornen en forjadores de la patria, si hace muy pocos días ¡precisamente con Chile! Perú no hubiera planteado la demanda por delimitación marítima ante la Corte Internacional de Justicia.

Gonzalo Gutiérrez: burros y alfajores
Gonzalo Gutierrez

por Herbert Mujica Roja


Acaba de opinar el secretario general y vicecanciller de Relaciones Exteriores, Gonzalo Gutiérrez, que el incremento de las tarifas de alojamiento de los hoteles en ocasión de citas internacionales en Perú, desalentará la llegada de visitantes. ¿No es éste individuo el recientísimo autor del fraude del proceso de ascensos en Cancillería? ¿no es, acaso, el mismo, que puso en ridículo al presidente Alan García, al hacerlo firmar una resolución inconstitucional que terminó en su anulación? ¿qué esperan para, de oficio ordinario, denunciarlo, meterlo en una congeladora, y botarlo de un puesto que no merece, que ha deshonrado y que da muestras de una ineptitud a prueba de balas?