Por Herbert Mujica Rojas 

craneos“RESUELVE: Declarar FUNDADA la Queja de Derecho interpuesta por Hugo Froilán Calle Alva en relación a la denuncia contra Dionisio Romero Seminario, Arturo Woodman Pollit, Vladimiro Montesinos Torres, Santiago Martin Rivas, Guillermo Supo Sánchez, Carlos Pichilingue Guevara, Julio Chuqui Aguirre, Juan Rivera Lazo, César Alvarado Salinas, Julio Salazar Monroe por el delito de Genocidio; disponiéndose la realización de las diligencias necesarias para el esclarecimiento de los hechos expuestos por el denunciante en su declaración indagatoria en todo su contexto, recibiéndose la declaración del denunciado Dionisio Romero Seminario para que declare respecto a los hechos que le sindican, la declaración de Vladimiro Montesinos Torres y se practiquen las demás diligencias que resulten necesarias, remitiéndose los actuados a la Quinta Fiscalía Penal Supraprovincial para que amplíe la investigación en el plazo más breve posible; notifíquese la presente…….. El suscrito asume el conocimiento de la presente queja en mérito a la Resolución emitida por el Despacho de la Fiscal de la Nación de fecha diecinueve de enero de dos mil siete……”. La notificación de la Primera Fiscalía Supraprovincial se produjo el 12-3-2007, de modo que es un asunto, recientísimo.

Dionisio Romero, banquillo y las rejaspor Herbert Mujica Rojas

 
Nada menos que el presidente Alan García, el mismo personaje político que años atrás sostuviera con pétrea convicción: “en política no hay casualidades”, enunció ayer frente a cámaras y ante todo el país un llamado a San Dionisio Romero Seminario en tema de pequeñas empresas. Como nadie puede afirmar que fue un hecho fortuito, hay que entender que este asunto puede tener dinámicas y “espacios” (para emplear el lenguaje huachafísimo de la rabanería caviar) ya interactuados y concordados. ¿Es San Dionisio el cambio responsable?

mantillasin
Mantilla y Montesinos

Por Herbert Mujica Rojas

¿No purgó 5 ó 6 años de prisión efectiva, yugulado de libertades y en la sombra, el señor Agustín Mantilla Campos, por la comisión del delito de recepcionar US$ 30 mil de la corrupción montesinista? Eso es lo objetivo. Entonces, de algún modo, ya pagó su deuda con la sociedad. ¿Qué es eso de constituir un pretexto institucional, majadero, recurrente, anémico, cada vez que a alguna pandilla se le ocurre confrontar al gobierno de Alan García Pérez? Hay muchos temas ocultos y demasiado mar de fondo en que nadan tiburones, mermeleros, sectarios dolarizados y no pocos bobos.

 

por Herbert Mujica Rojas

caballoloco4 En días pasados, una revista cuyo principal dulce es la mermelada, sacó como una pseudoprimicia de carácter periodístico, el paseo de un niño inocente en Palacio.

¿Formando o deformando la opinión pública?

A;;annn Wagner

por Herbert Mujica Rojas

La inevitable caída de la ministra de Defensa, Pilar Mazzetti, no esconde su mediocridad patética para un cargo tan delicado. En cambio y con participación inocultable de los “hacedores” de opinión pública, sí se ha escondido o disimulado la otra gestión desastrosa y lamentable que protagoniza el ministro de Defensa Allan Wagner Tizón. No sólo su ilustre ignorancia de cualquier tema referido a Defensa sino que hay gruesos yerros entreguistas durante sus dos gestiones pasadas como canciller del Perú. La pregunta es entonces ¿formando o deformando la opinión pública?

Rabano

Por Herbert Mujica

¿Puede ser coincidencia que la enorme mayoría de miedos de comunicación, escritos, hablados y radiofónicos, pongan de relieve el tema de la torpeza mayúscula de Mazzetti, la eliminación de los eslabones más débiles de la cadena de mando y ¡por completo! obliteren todo lo referido a los topos sagrados que hay en Defensa y en la Cancillería y ni se refieran o pongan en tela de juicio las actuaciones lamentables de Javier Pérez de Cuéllar, Allan Wagner, Niño Diego García Sayán y de subalternos proditores como Fabián Novak Talavera? ¡En política no hay oincidencias! ¿Quiénes conducen estos miedos?: rábanos caviares. ¡Y encima apátridas!

Alan Garcia Ollanta Humala
   

La pasividad del gobierno peruano frente a los temas pendientes con Chile (ocupación chilena de 35000 m2 de suelo tacneño y usurpación de nuestro mar territorial), pasividad que ya más parece complicidad que favorece los designios del país del sur, ha motivado el pronunciamiento de diversas personalidades del mundo político peruano.

 

burro

por Herbert Mujica Rojas

Los peruanos solemos holgarnos con frecuencia ―a veces razones sobran y dan orgullo― del ingenio nacional. Hemos producido una encíclica: “Los derechos humanos son una cojudez”, Cipriani dixit y hemos, también, dado al mundo paradigmas como el de nuestros días que dan cuenta de una aceleradísima estupidización en todas las esferas de la vida cotidiana. Así, los pobres circos que llegaban en julio con sus espectáculos, ya no lo harán, porque aquí se mata a los payasos y no a los dueños. Ha dicho el presidente García que se castigará duramente a los asesores de la aún ministra del Interior, la peruanoide Pilar Mazzetti Soler, pero que ella goza de todo su respaldo. No olvidó subrayar, el mandatario, que su gobierno no permitirá ningún nivel de corrupción.

puercos

por Herbert Mujica Rojas

El de Defensa, Allan Wagner Tizón, mete presos a campesinos en Ayacucho, nombra viceministro a un traidorzuelo bribón como Fabián Novak Talavera y goza de la cobertura mediática que prensa pro domo sua vende cómplicemente. No desaprovecha ocasión para lanzar sus soporíferos "discursos" y en lugar de motivar, pareciera estar cantando responsos. Es uno de los independientes.

Ojos vendados

Miseria de la diplomacia

Miseria de la prensa

 
 
 

Miseria de los intelectuales silentes

Desgracia del pueblo al que se le quiere vendar los ojos

Sabemos que La Razón no tiene una historia ejemplar, pero hechos son hechos, pruebas son pruebas, vengan de quien vengan, y lo revelado en las últimas semanas es un escándalo histórico sin precedentes, un terremoto de 10 grados Richter, un maremoto devastador, un huracán demoledor y un incendio gigantesco en la historia del Perú, como lo sería en cualquier país decente.