Las primeras manifestaciones del Alzheimer indican que la enfermedad está en una etapa avanzada. Las pruebas deberían comenzar mucho antes. Un nuevo análisis de sangre puede hacer visible el progreso de la enfermedad.

Aleja a los pacientes de tratamientos ya confirmados científicamente.

El desconocimiento unido al miedo a la muerte que tradicionalmente se relaciona al cáncer favorece que algunos mitos en torno al mismo se conviertan en tradición popular, incluso algunos hacen referencia a tratamientos naturales y/o milagrosos que prometen curar esta enfermedad.

Durante el verano se incrementa el calor y la radiación solar y, por tanto, el riesgo de dañarse la piel es mayor si se expone sin protección. En esta temporada las personas se exponen con menos ropa a una mayor intensidad de radiación. Para evitar quemaduras y prevenir enfermedades graves como el cáncer de la piel, se requiere ser “foto responsables”, es decir, cuidarse y protegerse adecuadamente, señaló Manuel del Solar, profesor de la carrera de Medicina de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH).

Por Herberth Cuba García

La nueva ministra y la agenda de salud

La nueva ministra de Salud ha entrado al Gabinete ministerial en un momento de aguda crisis política, debido a la confrontación entre el Gobierno y la Fiscalía de la Nación, y a la aparición de denuncias contra el propio presidente con relación al caso Lava Jato. Por si fuera poco, se ha sumado el aniego con aguas servidas del distrito de San Juan de Lurigancho y la denuncia de la oficina de transparencia y corrupción del Ministerio de Salud (Minsa), sobre el “incumplimiento” de la jornada laboral por parte de algunos médicos.

Un estudio realizado en la Universidad de Vermont, en los Estados Unidos, advierte que incluso fumar una sola vez o dos veces marihuana puede dañar el cerebro en los adolescentes al punto de transformar su estructura física.

 

cerebros adolescentes marihuana

Los investigadores escanearon los cerebros de los adolescentes y descubrieron que aquellos que habían estado expuestos a pequeñas cantidades de marihuana tenían regiones más gruesas del cerebro (indicadas por más tejido anaranjado y amarillo) que aquellos que nunca habían fumado cannabis (fila inferior)