Una red de estafa internacional captó víctimas en muchos países, incluyendo a peruanos, por lo cual tenga mucho cuidado con ofrecimientos de inversiones atractivas, pues puede convertirse en una presa más de delincuentes.

 

estafador

 

Si se trata del Perú, debe verificar que las empresas financieras tengan autorización de la Superintendencia de Banca y Seguros, lo cual puede constatar ingresando a la opción “Supervisados y registros”, en el portal de la SBS:

https://www.sbs.gob.pe/

Pero si se trata de inversiones en el exterior es mucho más difícil, pues se esconden en diversas empresas fachada y hasta pueden usar el nombre de una empresa legítima.

Como fue la estafa internacional destapada

El fraude internacional promocionaba inversiones de ahorros de US$2 mil a US$10 mil en un fondo de inversión internacional promovido por el gigante bancario global HSBC.

Convoca.pe explica que el dinero llegaba de California, Perú, Bolivia, China y otros lugares y los que cayeron en la estafa son principalmente personas de bajos ingresos que querían ganar algo más que en el mercado peruano e invertían en un fondo de inversión que se canalizó a través de operaciones en Nueva York del gigante bancario global HSBC.

La estafa creció por todo el mundo a través de cuentas en las oficinas de HSBC en Hong Kong y se valieron del esquema ‘Ponzi’, World Capital Market, por el que miles de víctimas, entre ellos los peruanos, perdieron al menos US$ 80 millones.

Convoca y otros periodistas de todo el mundo, revelaron que las transacciones que sumarían unos 2 billones de dólares y que para ello se prestaron algunos de los bancos más grandes del mundo permitieron operar a delincuentes y corruptos que movían dinero sucio en el mundo.

Bancos como JP Morgan, HSBC, Standard Chartered Bank y Deutsche Bank movieron billones de dólares que tenían como beneficiarios a poderosos y peligrosos personajes de todo el mundo.

El banco inglés Standard Chartered canalizó fondos de terroristas que causaron un atentado en Israel, por lo que tuvo que pagar una multa de 227 millones de dólares a las autoridades de Estados Unidos.