Por: Ing. Ciro Antonio Salazar Montaño

Es propia de nuestra cultura, lamentar antes que prevenir, trabajar para la reelección y no para la historia, soslayar los problemas históricos de nuestra Región que siguen latentes y solo acordarse en la víspera y/o en el ocaso sepulcral de los eventos y sus efectos negativos; problemas varios que por su trascendencia en nuestro destino y sin caer en el sensacionalismo, considero oportuno poner en la conciencia de mis lectores y ojala en la Agenda de las fuerzas vivas de nuestra comunidad para actuar en defensa de los intereses de nuestro pueblo de hoy y del mañana.

Lambayeque es tradicionalmente agrícola y su principal valle es el Chancay Lambayeque (118,000 + hectáreas bajo riego), irrigado por el Río Chancay (1,000 millones de metros cúbicos (MMC) de aporte anual promedio), tiene su naciente en la Laguna Mishacocha (3800 m.s.n.m.) y en su recorrido por las provincias cajamarquinas: Hualgayoc, Santa Cruz, San Miguel y Chota, recibe el aporte de quebradas y riachuelos para conformar el Rio Chancay Lambayeque, cuyo caudal es regulado por el Reservorio Tinajones, con un volumen de almacenamiento de 310 (MMC), constituyéndose como la principal fuente de agua para el  riego y para uso poblacional, pero con fuertes amenazas que voy a sintetizar:

* EL latente peligro de contaminación de las aguas de su cauce, por causa de los relaves y pasivos ambientales de las mineras Coimolache, La Zanja en explotación y el pasivo minero Sinchao. Por lo que la Autoridad Administrativa del Agua (AAA), debe ser celoso en el monitoreo de la calidad del agua del río, pero ante la consabida debilidad de las instituciones públicas, amerita una vigilancia permanente de las instancias del Gobierno Regional y la Sociedad Civil.

 * El estado crítico de la Infraestructura mayor del sistema Tinajones (35+ años de permanente servicio para el agua del agro), requiere de elevadas inversiones para su mantenimiento correctivo, que no están al alcance financiero de la Junta de Usuarios, como su operador hidráulico. Por lo que considero que debe resolverse el convenio entre la JUDRCHL y el PEOT, en ese extremo, para que este último, en representación del Estado, que hoy cuenta con una economía boyante, asuma la responsabilidad de la inversión y asegure un normal funcionamiento del sistema. Las Comisiones de Regantes deben continuar con la distribución del agua desde el nivel del Bloque de riego.

 *El avance de los proyectos de irrigación de las tierras comunales de las provincias cajamarquinas precitadas, con agua de las quebradas y riachuelos tributarios del Rio Chancay, en número creciente, que fácilmente superan el volumen de almacenamiento de la Represa La Montería (50 MMC).Lo que resulta indetenible, porque estas comunidades cuentan con ingentes recursos económicos producto del Canon Minero y por qué NO existe impedimento legal para negarles el derecho del uso del agua, dado que el Valle Chancay Lambayeque, increíblemente NO cuenta con la norma legal que le otorgue la Reserva de Recursos Hídricos, como SI la poseen otros valles. Tremendo descuido de los lambayecanos y sus autoridades de hoy y de antaño,  que pone en peligro la oferta hídrica del Río, que va a disminuir cuando entren en funcionamiento estos proyectos.  

* El incremento de la demanda de agua al Río Chancay, con la probabilísima incorporación de 2,000+ hectáreas de la Asociación Civil de Productores Agropecuarios La Montería (ASPAM), que preside el actual Presidente de la JUDRCHL; tierras comunales localizadas en el entorno de la Represa La Montería, quienes van a exigir formal o de facto, la dotación de agua para el riego, cuando entre en funcionamiento la Represa que se encuentra en la etapa de estudio del Perfil técnico.   

Ante la imposibilidad de la ejecución de la 2° Etapa del Tinajones, que no es oportuno analizar en este espacio, solo nos queda como alternativa, aprovechar al máximo la Oferta hídrica del Rio Chancay – “que no pase ni una gota de agua al mar”- mediante obras de regulación hídrica proyectadas en el Plan de Desarrollo Hidráulico de Lambayeque, que incluye 13 presas en los ríos: Chancay (La Montería, Majin y Ampliación del Reservorio Tinajones); también en La Leche, Motupe y Zaña.  Según fuente del PEOT, con este Plan se  proyecta almacenar 400 MMC de agua, a un costo de 600 millones de dólares. Reconozco en este Plan de Desarrollo Hidráulico Regional,  atinada su concepción técnica y vaya mis felicitaciones a los colegas que lo han proyectado. Ahora nos queda alertar a los actores involucrados, para que gestionen su cristalización, empezando con los estudios de TODOS los proyectos ahora, sino quedará  como un buen propósito-como la propuesta trunca del Afianzamiento Hídrico del Sistema Tinajones (2003), que también fue una buena alternativa técnica y tuvo su declaración de interés regional-. Hagamos votos para que la Comisión Técnica del Plan Hidráulico (COTEPLAN), conformada para ejecutar el Convenio Marco de Cooperación Interinstitucional entre la Cámara de Comercio y Producción de Lambayeque y el Gobierno Regional de Lambayeque, suscrito el 28 febrero 2012, cumpla con la entrega del Proyecto del Plan Hidráulico, cuyo plazo según el Convenio, es de 210 días.

Otra situación problemática que merece alertar, por los efectos negativos en perjuicio de los terrenos de cultivo, daños a la infraestructura rural y urbana, e incluso vidas humanas si en el cortísimo plazo no se ejecuta, son las defensas ribereñas de los tramos críticos de los ríos de la Región. El problema es tan crítico, que solo basta la presencia de las precipitaciones pluviales estacionales ó los que se presentan en los veranos de cada año y generan caudales elevados, para esperar graves daños. Como el caso del Rio La Leche, que el verano pasado reportó un caudal máximo de 200 m3/seg, - su máximo caudal histórico  es 1,000 m3/seg. – y este se desbordó y generó daños lamentables. Obviamente que ante la presencia de un Fenómeno El Niño y sus avenidas extraordinarias, sus efectos serán desastrosos y lamentables. Otro peligro latente y con efectos destructivos para Ferreñafe- que no se lo deseo a mi pueblo, pero lo alerto- es el RIO LOCO. Hace casi un año se reunieron a iniciativa de Defensa Civil Regional y los Alcaldes de los distritos posiblemente afectados por esta corriente intermitente y solo quedó en una iniciativa frustrada. Cual habrá sido el motivo mayor para que el Presidente de la Republica, en el mensaje de Fiestas Patrias, NO anunciara el PLAN NACIONAL DE RIEGO; que según la Vice Presidenta Marisol Espinoza, una semana antes lo anunció en su columna “Entre Algarrobos y Ceibos”, (LR:27/07/2012), la ejecución de una inversión de 5,000 millones de soles para obras de encauzamiento, represamiento y protección ribereña ( sic). Con parte de esta inversión se solucionaría estos inminentes peligros.

Una alerta imposible de soslayar, es la fuerte amenaza que resulta para la ejecución  del ansiado Proyecto: Terminal Marítimo Puerto Eten, incluido ya en el Plan Nacional de Desarrollo Portuario, que por fin se publicó, es la Concesionaria IIRSA NORTE, conformada por las empresas ODEBRECHT y GRAÑA y MONTERO, empresas responsables de la carretera que une el Puerto Marítimo PAITA hasta la ciudad de Yurimaguas, incorporando la ruta Olmos y la Bioceánica con el Brasil. Tramo de carretera de 955 Km de longitud que se encuentra reacondicionada para el tránsito pesado, con  una fuerte inversión ejecutada. Quedamos notificados, especialmente las autoridades deben ser conscientes de los fuertes intereses en juego al querer cambiar la ruta. Empecemos por agilizar la conformación de la Autoridad Portuaria Regional, convocar  la Licitación Internacional para la Concesión del Terminal Marítimo y así mismo complementar con  inversiones para reacondicionar el corredor económico Olmos – Eten, hasta convertirlo en un nuevo eje agroexportador.

Soy consciente que estas y otras amenazas que penden sobre nuestra Región, para superarlas requieren de un tratamiento socio político y por ende los retos, no solo deben asumirlo los gobernantes, si no [email protected], entre ellos la sociedad civil institucionalizada y el pueblo organizado. Como se añora aquel liderazgo del emblemático Colegio de Ingenieros de Lambayeque, en la defensa de los grandes proyectos hidráulicos y las organizaciones sociales que salieron a las calles a exigir los anhelos lambayecanos: CARHUAQUERO y OLMOS!. Lambayeque y sus retos de hoy, exige que sus organizaciones tutelares resurjan y cumplan su rol histórico en la defensa de los intereses de nuestra Región.

analisistecnicopolitico.blogspot.com