¡Qué verguenza: limosnas gringas!
Max Baucus

por Herbert Mujica Rojas


El cable de AP habla por sí sólo y da cuenta de cómo un senador de Gringolandia pide ayuda para que Perú pueda cumplir el TLC con su país. Y si eso no ocurre demanda, que unos cuantos millones, al menos, se mantuvieran como flujo perenne a la nación. ¿Gratis? ¡Qué va! "Este acuerdo con Perú es una nueva oportunidad para los granjeros, rancheros y empresarios", dijo Baucus. Al tradicional colonialismo mental de creer que por venir de Estados Unidos trae bondades ajenas y lejanas a la imposición financiera, económica y geopolítica, se une, en componenda más o menos asquerosa, la aquiescencia para que otros mendiguen dinero para el Perú. Es obvio inferir que de otro modo, los demandantes consideran que no serán cumplidas las metas que favorecerían a sus mercados y empresarios. Cuando la puerta se deja abierta, entran todos los que quieren sin violar nada porque la permisividad es abyecta, desvergonzada, inverosímil. ¿O no?


Leamos.

Senador en EEUU pide ayudar a Perú para cumplir TLC

WASHINGTON (AP) - El senador Max Baucus pidió el martes a un panel del Senado asignar 20 millones de dólares a Perú -casi tres veces más que el año pasado- para ayudarle a construir la "capacidad laboral y medioambiental" que le permitan cumplir con el tratado de libre comercio con Estados Unidos.

"Perú sólo podrá cumplir esos nuevos patrones si tiene los recursos para ese fin", dijo el senador demócrata de Montana y presidente del Comité de Finanzas, en una carta dirigida al subcomité de Apropiaciones del Senado, que está debatiendo y analizando el presupuesto nacional para el año fiscal 2009 que empieza en octubre.

"Asignar esos fondos de ayuda a Perú para que cumpla con sus obligaciones comerciales es impulsar la economía estadounidense, mejorar las condiciones laborales y proteger el medio ambiente", dijo en su carta al senador Patrick Leahy, presidente del subcomité, y Judd Gregg, el republicano de mayor rango en éste.

El Congreso aprobó el tratado peruano en diciembre, iniciándose así en Perú un periodo de implementación de los nuevos acuerdos laborales y medioambientales que se le adosaron al texto comercial. Fuentes de ambas partes dijeron entonces en privado que el presidente Alan García desearía que el tratado entrara en vigencia el 28 de julio, día de la independencia nacional de Perú.

Perú se comprometió a crear un ministerio del Medio Ambiente, que ya puso en funcionamiento en mayo, así como realizar los arreglos pertinentes en su legislación para adecuarla a los estándares de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

"Este acuerdo con Perú es una nueva oportunidad para los granjeros, rancheros y empresarios", dijo Baucus.

El senador de Montana, uno de los estados de mayor producción agroindustrial de la nación, agregó que en adición a la adecuación financiera para el 2008, el subcomité debería destinar ocho millones para construir la capacidad comercial de Perú, y 12 millones para iniciativas medioambientales, "incluida la tala ilegal y mejoramiento de la gobernabilidad del sector forestal peruano".

Dijo que si el Senado no llegase a aprobar el proyecto antes de concluir el año fiscal 2008 (el 30 de septiembre), esperaba que mantuviera cuando menos el nivel de ayuda del año pasado, de tres millones de dólares, que fue canalizado mediante donaciones de la Agencia Internacional para el Desarrollo (AID).