trabajador producccion metalmecanica

De la mano con políticas de desarrollo específicas en favor de la industria. Pese a caída de casi -2% de los envíos industriales, estos llegaron a 167 adestinos en el 2019. Los EE. UU. y países regionales fueron los principales destinos de esta oferta. 

 Políticas de desarrollo específicas, enfocadas en fortalecer la educación e innovación tecnológica, serán necesarias este año si se tiene como meta el repunte de las exportaciones de manufactura, que en el 2019 sumaron US$ 5, 160 millones 784 mil, llegando a un total de 167 mercados, reportó la Gerencia de Manufacturas de la Asociación de Exportadores (ADEX).

Si bien el año pasado se registró un ligero descenso de -1.85% de la oferta industrial en el exterior, cabe remarcar que este porcentaje no se compara al de años anteriores más críticos, como en el 2015 cuando se redujo en -16%, o en el 2009 al caer en -24%.

En opinión del director del Centro de Investigación de Economía y Negocios Globales CIEN-ADEX, Carlos González, en el 2019 se agravó un problema de toda una década de pérdida de competitividad como país, pues no se hicieron reformas estructurales ni se cerraron brechas aún existentes.

“Si se registró una recuperación en el 2017 y 2018, ello fue fruto de nuevos mercados y nuevos productos. Los textiles y las confecciones, por ejemplo, crecieron hacia China, Alemania, Brasil y Chile. La metalmecánica destacó con nuevos productos con mayor tecnología incorporada como vidrios templados o maquinaria sofisticada en minería, lo cual conlleva al empresario a ir más a tono con la globalización; una industria 4.0”, dijo.

No obstante, González precisó que, en general, la industria peruana perdió competitividad frente a otras economías emergentes del Asia por dos razones propias. Una de ellas es que industrias de más de 10 años de antigüedad experimentan ritmos decrecientes a escala (requieren de nuevas inversiones para modernizarse o repotenciarse).

“El segundo factor es que a lo largo de los 20 años de crecimiento continuo la mano de obra peruana se ha hecho más cara en comparación con nuevos competidores como Vietnam o Bangladesh”, subrayó.

En ese sentido, sostuvo que urgen acciones que impulsen también a las pequeñas y medianas empresas y también, a internacionalizarlas, bajo el marco de una estabilidad política, institucional y económica a fin de brindarle seguridad a las inversiones.

Cifras del 2019

Los diez principales destinos de la manufactura peruana fueron EE.UU., Chile, Bolivia, Colombia, Ecuador, Brasil, Canadá, México, Países Bajos y Alemania. Solo el mercado estadounidense concentró el 24.7% de envíos, aunque la demanda cayó en -3.2%.

El subsector industrial más importante por monto despachado fue el químico (US$ 1,594 millones 077 mil). Si bien tuvo un alza de 2.5%%, no despega aún con crecimientos de dos dígitos como en el 2011 (35%). En segundo lugar se destaca la cadena textil-confecciones (US$ 1,354 millones 935 mil), que sigue en proceso de recuperación. Las prendas de vestir (US$ 978 millones 341 mil) crecieron 1.6%, pero los textiles (US$ 376 millones 593 mil) cayeron -14%.

La siderometalurgia (US$ 1,191 millones 643 mil) se redujo levemente en -0.3%, mientras que la metalmecánica (US$ 564 millones 201 mil) cerró con una baja de -6.3% en comparación con el año pasado. Asimismo, el rubro varios (US$ 455 millones 927 mil), que conforman por ejemplo productos de joyería y artesanía, disminuyó sus despachos en -9.5%.

Las partidas que más se despacharon en el 2019 fueron el cinc sin alear, plata en bruto aleada, alambre de cobre refinado, t-shirts de algodón, ácido sulfúrico, placas y láminas de polímeros de propileno, barras de hierro o acero, alcohol etílico sin desnaturalizar, artículos de joyería de metales preciosos, y óxido de cinc, entre otros.