El presidente del gremio empresarial, Erik Fischer Llanos, opinó que las cifras de mayo serían más graves. Es muy importante preparar un segundo conjunto de medidas de apoyo, con instrumentos financieros distintas a FAE MYPE y Reactiva Perú, los cuales fueron diseñados para afrontar problemas de liquidez en el muy corto plazo, planteó.

De acuerdo a las cifras preliminares de Aduanas, los envíos peruanos en abril último se habrían contraído -60%, debido a la paralización de la producción, lo que revela una mayor profundización de la crisis del sector, informó el presidente de la Asociación de Exportadores (ADEX), Erik Fischer Llanos.

 

buque carguero minstrel

 

La caída se explicó por los menores envíos tradicionales (-62.4%) y no tradicionales (- 52.3%). “El detener la producción impactó en varias actividades, es el caso de las prendas de vestir que se desplomaron en -93.4% al registrar ventas por tan sólo US$ 2 millones, situación parecida fue la de los textiles (-81.8%)”, comentó.

La industria en general –añadió– ha sido la más afectada por la falta de producción. Lo poco que se pudo exportar en abril fue porque las empresas ya tenían contratos de compra y porque la producción fue poco antes del inicio de las medidas de confinamiento.

Fischer estimó que las cifras de mayo revelarían una situación más grave que la del mes anterior, trayendo consigo todo el impacto negativo en la generación de empleo descentralizado y menores ingresos al fisco.

Refirió que el comportamiento de las agroexportaciones aporta mayores elementos al análisis puesto si bien no paralizó su producción, sus envíos al exterior cayeron -29.3%. “Este resultado muestra la otra cara del problema: la contracción de la demanda internacional debido a una recesión sin precedentes que está sufriendo el mundo y nuestros principales mercados de destino”, acotó.

Agregó que la caída de la demanda se refleja tanto en menores volúmenes como en menores precios. Sectores como la minería, que mantuvieron sus procesos de producción de manera parcial, también evidencian los efectos de la recesión mundial con una caída de -61.4%. Igualmente, la exportación de petróleo y gas (-67%) se vio seriamente afectada por la caída del precio

Segundo conjunto de medidas

El presidente de la ADEX puntualizó que esos números revelan que las empresas tienen problemas económicos graves los cuales se aliviarán en la medida que el mundo y los principales mercados de la oferta nacional empiecen a salir de la recesión.

Por lo tanto, sostuvo, es muy importante preparar un segundo conjunto de medidas de apoyo o rescate de las empresas exportadoras con instrumentos financieros de apoyo con características distintas a las de FAE MYPE y Reactiva Perú, los cuales fueron diseñados para afrontar problemas de liquidez en el muy corto plazo.

“Debemos plantear y evaluar nuevas medidas desde ahora, para que las típicas demoras en su implementación, no atrasen la llegada oportuna de las soluciones. La reactivación de la economía peruana será una lucha tenaz contra condiciones adversas como la menor demanda y las nuevas exigencias del comercio internacional en términos de seguridad de la salud y logística, por lo tanto, es fundamental que el Gobierno y las empresas se adelanten y anuncien nuevas estrategias de reactivación”, finalizó.