Al igual que en el gobierno del expresidente Martín Vizcarra, que dio un terrible golpe a la industria peruana al negarse a comprar indumentaria de protección contra el coronavirus a los productores peruanos para favorecer a los chinos, el gobierno morado se muestra contumaz al ignorar el pronunciamiento del Indecopi, organismo técnico competente en la materia, sobre las salvaguardas para no dañar más a los empresarios peruanos frente a los de China.
 
 

protesta gamarra cierre feb 2021

 

 
¿Habrá corrupción en todo esto? Recordemos que los tratos de los funcionarios peruanos con sus pares chinos para la adquisición de vacunas ha resultado de lo más cuestionable y los responsables ahora son investigados por los múltiples delitos que habrían perpetrado. ¿Ocurre otro tanto con los funcionarios y ministros que incurren en este despropósito en el sector textil?
 
Como vemos, políticos como los morados son grandilocuentes hablando de prometer impulsar a las pequeñas y medianas empresas, pero cuando llegan al poder se burlan.
La Sociedad Nacional de Industrias lo explica en detalle:
 
 
SNI: Comisión Multisectorial incurre en error al contradecir hallazgos y comprobaciones de Indecopi
Gremio sostiene que los ministros de la Producción, Economía y Finanzas, y Comercio Exterior y Turismo no pueden contradecir las constataciones y/o comprobaciones del Indecopi consignadas en su informe técnico, las cuales demuestran la existencia de relación causal, el retroceso de la producción nacional ante incremento desmedido de importaciones asiáticas.
Cadena textil-confecciones genera empleo directo e indirecto para más de un millón de personas, pero actividad se está reduciendo desde hace una década. 
El presidente de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), Ricardo Márquez, señaló que según las normas de la Organización Mundial de Comercio que rigen el comercio internacional, la única autoridad competente en el Perú para determinar si existe relación causal, daño o amenaza de daño a la producción nacional es el Indecopi, y sus informes técnicos no pueden ser contradichos ni cuestionados. Por ello, afirmó que la Comisión Multisectorial, integrada por los ministros de Economía, Producción y Comercio Exterior, incurrió en un grave error al contradecir el informe técnico del Indecopi para sustentar su decisión de no aplicar salvaguardias provisionales a las importaciones de prendas asiáticas.
“Existe suficiente información de fuentes oficiales como el BCRP, INEI, Ministerio de Economía, Ministerio de Trabajo, Sunat y del mismo Ministerio de la Producción que demuestran cómo aumentaron aceleradamente las importaciones en los últimos años, y cómo cayó abruptamente la producción nacional. La Comisión Multisectorial tiene la facultad de tomar la decisión política que estime conveniente, pero no puede cuestionar la recomendación técnica del Indecopi, diciendo que no se ha probado la existencia de relación causal, amenaza de daño, ni desconocer las cifras oficiales que respaldan esa recomendación”, declaró Márquez.
Cabe mencionar que en junio del 2020, Produce solicitó al Indecopi investigar las importaciones de textiles y confecciones de origen asiático. Tras recopilar información, el Indecopi, a través de la Comisión de Dumping, Subsidios y Eliminación de Barreras Comerciales no Arancelarias (CDB), inició de oficio la investigación sobre salvaguardias. A fines de enero de este año, la CDB emitió una recomendación dirigida a la Comisión Multisectorial para la aplicación de salvaguardias provisionales por 200 días a dichas importaciones, al constatar que existe una amenaza de daño inminente sobre la industria de confecciones y relación causal. 
El presidente de la SNI afirmó que la decisión de la Comisión Multisectorial de rechazar la recomendación de Indecopi afecta a toda la cadena textil-confecciones, uno de los sectores productivos más importantes del país, que genera 400 mil puestos de trabajo directos y que en toda la cadena tiene a un millón de personas cuyos empleos dependen directa o indirectamente de esta actividad. Asimismo, dijo que se está perjudicando también a casi 100 mil empresas productoras, de las cuales el 99% son mypes.
El dirigente industrial remarcó que el daño a la producción nacional es un problema de hace muchos años y la pandemia sólo lo agravó. “Instamos a la Comisión Multisectorial y al presidente Francisco Sagasti a reconsiderar hoy esta decisión. No se puede perjudicar la fuente de trabajo de un millón de personas ni permitir que se agrave aún más la situación de miles de micro y pequeñas empresas”, declaró.
Situación del sector
En la conferencia de prensa realizada hoy, el gerente de Estudios Económicos y Sociales de la SNI, Antonio Castillo, indicó que en el Perú, el 30,6% del tejido empresarial manufacturero está conformado por la industria de textil y confecciones, siendo la actividad de mayor participación. 
Castillo detalló que el sector de confecciones cayó 1,7% cada año en promedio durante la última década. Como consecuencia de ello, redujo su participación en la economía nacional en 0,6 puntos porcentuales y en el PBI manufacturero en 2,9 puntos porcentuales. 
En el 2020, la producción del sector confecciones se redujo en 35,9% debido a la paralización de actividades ante el estado de emergencia y al ingreso de grandes volúmenes de productos importados a bajo costo. En tanto que, la fabricación de polos, pantalones y camisas cayeron en 35,2%, 55,0% y 54,3% anual, respectivamente. 
Asimismo, el economista afirmó que, según cifras del BCRP, la tasa de utilización de la capacidad instalada del sector confecciones ha caído dramáticamente a 44,5% al cierre del 2020. “Este indicador aún no recupera su nivel prepandemia (69,7% en 2019), y está lejos de alcanzar su valor más alto registrado en el 2012 (más del 90%)”, acotó.
Importaciones de confecciones en materia de salvaguardias
Castillo informó que en el primer semestre 2020, el volumen importado registró una caída de 16,6% como resultado de las medidas restrictivas por el Covid-19. Sin embargo, en los meses de julio y agosto de 2020 cuando se retomó gran parte de las actividades económicas, las empresas locales (en un 99,9% conformado por Mypes) se enfrentaron al ingreso más alto de confecciones importadas de los últimos 5 años (30.8 millones de unidades en promedio por mes).
“El volumen de importación de confecciones pasó de 197.3 millones de unidades en el 2016 a 303.5 millones de unidades en el 2019 (variación de 53,9% en términos acumulados)”, agregó. En términos relativos a la producción, sostuvo que el volumen de las importaciones de confecciones registró un incremento acumulado de 105 puntos porcentuales, al pasar de 185% en 2016 a 290% en el 2019 (periodo pre COVID-19).
“En el primer semestre del 2020, las importaciones en términos relativos a la producción se incrementaron a 564%, la tasa más alta en todo el periodo de análisis. Si bien en este periodo (primer semestre 2020) las importaciones registraron una caída de 16,6%, la producción nacional cayó en una mayor cuantía (-59,1%), lo que llevó a este incremento de las importaciones en términos relativos”, explicó. Mencionó también que el volumen de importación de confecciones creció 54,3% en el 2020, mientras que la producción nacional cayó 35,9%.
Por otro lado, Castillo dijo que el precio de importación promedio de prendas de tejido de punto del 2016 al 2020 se redujo 45,5%. Los precios de prendas provenientes de China, por su parte, tuvieron una caída del 52,7% en el periodo de análisis. 
Entre el 2016 y 2019, la participación de las importaciones de confecciones en el mercado local aumentó 7 puntos porcentuales en perjuicio de las ventas de la industria nacional (que pasó de 18,1% de participación en 2016 a 11,1% en 2019). Ese aumento se dio en un contexto de reducción de los precios FOB de importación, que pasó de US$ 2,9 por unidad en 2016 a US$ 2,5 por unidad en 2019.
Durante el primer semestre de 2020, los productos importados registraron un mayor incremento de participación (de 89,7% a 97,1%) en comparación con similar periodo de 2019 y se registró el precio promedio FOB de las importaciones más bajo (US$ 2,1 por unidad). Entre 2016 y 2019, China, Bangladesh e India fueron los principales proveedores del mercado peruano de confecciones, concentrando alrededor del 90% del volumen total importado durante ese periodo.