oscar maurtua
       Oscar Maúrtua

Maúrtua y Ortiz serían los principales implicados 

El caso Lan reviste características de suma gravedad para el país. Ministros peruanos son responsables de haber permitido no sólo la actividad casi monopólica de esta aerolínea, sino que no tuvieron en consideración que militares chilenos pilotaban estas naves, que realizan espionaje, como se ha denunciado, además del afán que tienen de destruir a las agencias de viajes nacionales.

 

Los ex ministros de Relaciones Exteriores, Oscar Maúrtua de Romaña, y José Ortiz Rivera, de Transportes y Comunicaciones, aparentemente son copartícipes de las dolosas operaciones que han terminado por destruir la aviación comercial nacional en beneficio de la chilena Lan.

 ¿Y ahora qué dice El Comercio?

Como siempre, este medio, campeón de la traición a la patria, guardará silencio cómplice, porque los intereses de Lan son sus intereses, pues hasta lazos de sangre los unen.

 Las investigaciones que el Congreso desarrolla desde los últimos meses está llegando a término y estaría estableciendo suficientes evidencias de responsabilidad de los ex ministros arriba señalados, quienes no publicaron en El Peruano la Resolución Ministerial 406-2006-MTC/02, donde se denunciaban los convenios aerocomerciales entre el Perú y Chile.

 Gracias a la acción de los ex ministros, Lan obtuvo suculentas ganancias a costa de los cielos y del erario nacional. El agravante es que la resolución inclusive incluía informes aprobados por la Dirección de Aeronáutica Civil (DGAC), que demostró que Lan aprovechaba las rutas que la geografía peruana ofrece, sin que el Perú pueda obtener reciprocidad, no sólo por no tener aeronaves disponibles, sino por se las rutas chilenas mucho menos rentables.

 Hasta el menos lúcido comprenderá que estas acciones no se habrían realizado en forma gratuita, los empresarios chilenos son conocidos por actuar al margen de la ley y comprando voluntades (recuerden por ejemplo los casos de Luchetti y Gildemeister), por lo tanto, la ciudadanía espera que no sólo se castigue ejemplarmente a los culpables, sino que las penas para delitos de negociados con los recursos estratégicos del país sean sustancialmente incrementadas, los años de prisión y la reparación civil deberían ser reanalizados. 

.Es un buen avance, sin embargo, la burla al país no se limpiará mientras no se expulse a Lan, quien ha ocasionado estas acciones, sino que es responsable de espionaje, razón más que suficiente para echarlos del país e invitar a aerolíneas de países de primer mundo a que compitan en nuestros cielos, para que no se repita este triste espectáculo.