La refinería, que llevaba un año en venta, supuso una inversión de 1.180 millones de dólares y estuvo en el punto de mira por el caso Lava Jato.

La petrolera estatal brasileña Petrobras anunció este miércoles (01.05.2019) la conclusión de la venta de la refinería de Pasadena (Estados Unidos) a la estadounidense Chevron por 467 millones de dólares, pagados a la filial estadonidense Petrobras America, informó la compañía en un comunicado al mercado.

Petrobras puso a la venta la refinería a comienzos del 2018. En 2006 compró el 50% de ella a la belga Astra Oil por 360 millones de dólares en una operación cuestionada posteriormente por las autoridades. En 2008 debió comprar la otra mitad debido a una cláusula que le obligaba a hacerlo si había desacuerdo entre los socios. En total, pagó 1.200 millones de dólares.

La operación cerrada hoy, anunciada ya a principios de año por Chevron, se produce en el marco del Programa de Asociaciones y Desinversiones de la compañía y está "en línea" con su Plan de Negocios y Gestión para los años entre 2019 y 2023, con el que Petrobras prevé "optimizar" su portafolio. Tras verse golpeada por la caída del precio del crudo, su elevado endeudamiento y un gigantesco escándalo de corrupción, la petrolera consiguió el año pasado poner fin a cuatro ejercicios consecutivos con pérdidas.

La refinería, localizada en Texas, fue objeto de varias denuncias de corrupción en el marco de la operación Lava Jato. En agosto de 2017, exdirigentes de Petrobras fueron condenados a pagar multas millonarias por daños causados al erario público en la compra de esta infraestructura.

 

DW, 03.05.2019