En el diario limeño El Comercio del 26 de julio de este año, con el título “La dictadura del ‘wasá’”, se lee en la columna de Patricia del Río

 

A cada uno de esos ciudadanos a los que la justicia le ha sido esquiva, le importa un rábano el discurso maniqueo y ridículo sobre si esta es una ofensiva caviar que quiere destruir al fujimorismo. A cada peruana que ha tenido que contar cómo la violaron frente a una jueza que se limaba las uñas, le importa un pepino si el fiscal Chávarry votó por Keiko en las últimas elecciones o si su candidato fue Acuña. A cada menor abusado por su padrastro al que interrogan sin ningún cuidado le vale madre si los apristas están con paranoia por la ley Mulder y ven en todo venganzas.

 

Comentario

El verbo abusar se emplea con la preposición de y no en voz pasiva: “abusó de él” y no “abusado por él”. El Diccionario Panhispánico de Dudas censura claramente el uso pasivo de abusar, que debe ser siempre intransitivo.

 

Podemos decir por ejemplo:

 

A cada uno de esos ciudadanos a los que la justicia le ha sido esquiva, le importa un rábano el discurso maniqueo y ridículo sobre si esta es una ofensiva caviar que quiere destruir al fujimorismo. A cada peruana que ha tenido que contar cómo la violaron frente a una jueza que se limaba las uñas, le importa un pepino si el fiscal Chávarry votó por Keiko en las últimas elecciones o si su candidato fue Acuña. A cada menor víctima de abuso sexual de su padrastro al que interrogan sin ningún cuidado le vale madre si los apristas están con paranoia por la ley Mulder y ven en todo venganzas.