En el diario Perú21 del 17 de marzo de este año, con el título “Colegios: Viejos problemas, nuevas modalidades”, se lee en la columna de Patricia Teullet:

A raíz de las discusiones respecto a la incorporación de temas de igualdad de género en la currícula, una amiga comentó: “Creo que no tendré ningún problema en explicarle a mi nieto que hombres y mujeres merecemos respeto, independientemente de la identidad y orientación sexual. No creo poder explicar que, en nombre de la fe, se ejerza violencia y abuso sexual contra jóvenes y niños”.

En el portal del diario español El País del 9 de marzo de este año, con el título “Cruz Roja advierte de que el acuerdo de paz en Colombia no bastará para acabar con la violencia”, se lee en el artículo de Sally Palomino:


Christoph Harnisch, jefe de la delegación, reconoce el momento histórico que está viviendo Colombia tras la salida de las FARC del conflicto armado, pero subraya la preocupación por otros fenómenos que obstaculizan un proceso de paz completo en el país. “La firma del acuerdo de paz no será suficiente para acabar con la violencia en Colombia”, repite al señalar que 18.671 personas fueron afectadas por el incumplimiento de normas humanitarias el año pasado. De estas, el 40% se trató de mujeres y mejores y tuvieron como escenario los departamentos que durante décadas han sido violentadas.

En el diario limeño Perú.21 del 5 de marzo de este año, con el título: “Ojo con la bolsa”, se lee en la columna de Ricardo Lago:

La prosperidad del planeta durante las últimas siete décadas le debe mucho a la liberalización progresiva del comercio internacional. Pero de ser uno de los motores claves del progreso, creciendo a tasas mayores que el PBI, desde la crisis del 2008-09, el comercio se ha convertido en un freno cuyo crecimiento apenas alcanza a la mitad de él del PBI. Y más por venir. Con la oleada de proteccionismo que se avecina, el comercio mundial podría estancarse y hasta contraerse.

En el portal del diario español ABC del 23 febrero de este año, con el título “Así es el hotel más peligroso del mundo”, se lee:

Cuenta con ocho habitaciones, todas con ventanas desde las que divisar el inmenso océano, además de cocina, agua caliente e incluso wifi. Pero como probablemente hayas imaginado, no se trata de un hotel barato. La estancia mínima y más económica es de tres noches, con precios que parten de 498 dólares (unos 472 euros). Eso sí, el transporte no está incluido; por lo que deberás rascarte el bolsillo si quieres darte un capricho y dormir en el hotel más peligroso del mundo.

En el portal de la agencia de noticias española EFE, con fecha 14 de febrero de este año, con el título «Condenan a siete policías por asalto durante la "revolución de los paraguas" en Hong Kong»:

Un tribunal de Hong Kong declaró hoy culpables a siete policías por atacar a un manifestante prodemocrático durante la revolución de los paraguas, las históricas protestas de finales de 2014 que paralizaron la ciudad para exigir avances democráticos para la excolonia británica.

En el portal del diario español ABC, del 13 de febrero de estea año, con el título “El Hubble ve la muerte de un cometa 100.000 veces más masivo que el Halley”, se lee:

Los científicos que utilizan el telescopio espacial Hubble de la NASA han sido testigos por primera vez de cómo un objeto masivo con la apariencia de un cometa ha sido despedazado y disperso en la atmósfera de una enana blanca, los restos quemados de una estrella compacta, situada a 170 años luz de la Tierra en la constelación Bootes (el Boyero). El objeto tiene una composición química similar a la del cometa Halley, pero es 100.000 veces más masivo y tiene una cantidad de agua mucho mayor. También es rico en los elementos esenciales para la vida, como el nitrógeno, el carbono, el oxígeno y el azufre.

En el portal del diario español El País del 19 de enero de este año, con el título “La policía mata a tiros a un hombre que había agredido a su pareja en Sevilla”, se lee:

Un hombre ha fallecido en la madrugada de este jueves en la localidad sevillana de La Algaba tras un duro enfrentamiento con varios agentes de la Policía Local que pretendían reducirlo después de que su pareja sentimental le hubiera denunciado por violencia de género.  El fallecido recibió a machetazos a los policías que habían acudido a la llamada de urgencias e incluso intentó rematar a uno de los funcionarios que estaba malherido en el suelo. Los agentes, según las fuentes, tuvieron que abrir fuego en tres ocasiones ante la agresividad del denunciado. Dos agentes y la pareja del fallecido han resultado heridos de gravedad, según fuentes policiales.

 

En el diario limeño La República del 15 de enero de este año, con el título “Gran cantidad de vehículos varados en Carretera Central tras huaico en Santa Eulalia”, se lee:

 

Luego del huaico registrado esta tarde en Santa Eulalia producto de las incesantes lluvias, la carretera central luce inundada e intransitable desde el kilómetro 40. Cientos de carros se encuentran varados en la carretera buscando la manera de salir de la zona. No solo existen vehículos particulares, sino también buses de transporte público y camiones de carga.

En el portal del diario español ABC del 21 de enero de este año, con el título “Los jueces y fiscales mediáticos no son buenos para la justicia”, se lee en la entrevista de José Luis Jiménez:

—Nos duele no poder satisfacer a las víctimas, que tienen todo su derecho para pedir lo que estimen oportuno. 

En el portal del diario español ABC del 13 de enero de este año, con el título “Alcocer: la mítica batalla en la que el Cid Campeador aniquiló a cientos de moros con un curioso engaño”, se lee en el artículo de Manuel P. Villatoro:

En los siguientes versos, el cantar explica de forma supina como el Cid actuó como era menester por aquellos tiempos: sitió la ciudad de Alcocer y le solicitó tributos o «parias» a cambio de no atacarla. También hizo lo propio con algunas otras urbes de la zona, como Ateca y Terrer». El Campeador, de esta guisa (recibiendo más oro del que podía soportar su bolsa y atesorando riquezas) se mantuvo frente a las murallas de Alcocer más de dos meses. O, más concretamente, «15 semanas», en palabras del Cantar.