La catedral armenia ortodoxa de los Cuarenta Mártires en el barrio Saleibeh del casco antiguo de la ciudad de Alepo, acogió la primera misa después de ser reconstruida y rehabilitada.

Las obras de reconstrucción de la iglesia tomaron en cuenta la conservación de su identidad arqueológica e histórica, y abarcaron la entrada principal, la fachada y el campanario que habían sufrido enormes daños a consecuencia de los ataques terroristas.

La catedral se fundó en el siglo XIV y ha sido remodelada a lo largo de los últimos siglos, pero durante la guerra contra Siria, sufrió como todo el casco antiguo de Alepo, destrucción sistemática a manos de los grupos terroristas.

El arzobispo de Kilkia, Aram I Keshishian, encabezó la misa y afirmó que la reapertura de la catedral es prueba de la victoria del pueblo sirio sobre el terrorismo que intentó destruir a Siria en los últimos ocho años.

“Siria seguirá siendo la tierra del amor, la fraternidad y la convivencia, y hoy estamos trabajando juntos para participar en la reconstrucción y lograr la prosperidad”, afirmó el arzobispo.

A su vez, el arzobispo de la Iglesia Ortodoxa Armenia de Alepo, Shahan Sarkisian, elogió los esfuerzos sinceros desplegados para reconstruir la catedral de los “Cuarenta Mártires” y borrar los rastros de la destrucción y la devastación causados ​​por el terrorismo.


SANA, 31.03.2019