España ordena la retirada de su fragata ‘Méndez Núñez’ del grupo de ataque de EE.UU. con rumbo al Golfo Pérsico ante la escalada de tensión con Irán.

La ministra española de Defensa, Margarita Robles, ordenó el lunes el repliegue temporal de la fragata Méndez Núñez (F-14), con 215 marineros a bordo, del grupo de ataque encabezado por el portaviones nuclear estadounidense Abraham Lincoln que se dirige hacia las aguas del Golfo Pérsico.

La flota ha cruzado ya el estrecho de Bab el-Mandeb, que une el mar Rojo con el océano Índico, y se encamina hacia al estrecho de Ormuz para entrar en el Golfo Pérsico, pero lo cruzará ya sin el buque de la Armada española.

La decisión de la citada retirada va en línea con lo anunciado por Robles, quien el pasado 8 de mayo, durante su visita a la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla), donde operan fuerzas estadounidenses, subrayó que, en relación con la escalada de tensión con Teherán, “el compromiso de España es con la Unión Europea (UE) y los organismos internacionales, y ahí es donde vamos a adoptar siempre las posiciones comunes”.

Teniendo en cuenta que la postura española es idéntica al bloque europeo, y, por tanto, Madrid se decanta por resolver las divergencias entre las partes enfrentadas, —creadas a partir de la retirada unilateral de Washington en mayo de 2018 del acuerdo nuclear, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés) y firmado entre Irán y el Grupo 5+1 (entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), y la posterior reimposición de sanciones unilaterales contra Teherán—, por medio de conversaciones y diálogos constructivos. 

Así pues, la máxima responsable de la Cartera de la Defensa española procede de este modo con el propósito de desmarcarse de los planes belicistas de EE.UU. luego de que la semana pasada el asesor presidencial de Seguridad Nacional, John Bolton, anunciara el envío del ya mencionado grupo de combate y una unidad de bombarderos al oeste de Asia para hacer frente a las supuestas “amenazas” que representan las Fuerzas Armadas iraníes para los militares estadounidenses o, en su efecto, sus efectivos aliados desplegados en la región.

La apresurada acumulación militar de los estadounidenses en Oriente Medio se produce después de que la Administración del presidente Donald Trump declarara en abril “terrorista” al Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán. En un acto simétrico, la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles) declaró organizaciones terroristas al Centcom regional (Comando Central de EE.UU.) y a todas las fuerzas afiliadas.

El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, por su parte, ha alertado a Washington que tratará a las fuerzas estadounidenses como terroristas, mientras la Defensa iraní ha llamado al ‘terrorista Centcom’ a abandonar la región.

 

Hispantv, 14.05.2019