Pekín denuncia que la venta por los EE. UU. de cazas F-16 a Taiwán constituye una injerencia “en los asuntos internos de China” y “socava la soberanía” del país.

La portavoz de la Cancillería china, Hua Chunying, repudió el viernes la aprobación por el Gobierno estadounidense del programa, valorado en 8000 millones de dólares, y dijo que con esta decisión Washington “interfiere en los asuntos internos de China” y “socava la soberanía y los intereses de seguridad” del gigante asiático.

La diplomática china resaltó que la cuestión de Taiwán, una isla a la que Pekín considera como parte integral de su territorio, “concierne a la soberanía e integridad territorial de China”.

En ese sentido, Hua llamó a la parte estadounidense a respetar el principio de ‘Una sola China’ y cumplir con los tres comunicados conjuntos firmados por los dos países que reglamentan las relaciones entre Pekín y Washington.

La vocera de la Diplomacia china urgió además a EE.UU. a detener lo antes posible la venta de armas y cualquier contacto militar con Taiwán, de lo contrario, sufriría consecuencias, advirtió.

El programa, que incluye la venta de 66 aviones de combate F-16, la instrucción de pilotos y el mantenimiento de los cazas, debería ser revisado por el Congreso norteamericano.

El Departamento de Defensa de los EE.U U. (el Pentágono) dijo el viernes en un comunicado que esta venta reafirma el compromiso de Washington con la seguridad y la estabilidad de Taiwán que vive relaciones tensas con China debido a la creciente actividad de las fuerzas secesionistas en la isla.

Pasando por alto las advertencias de China, el Pentágono aprobó además en julio equipar a Taiwán con 108 tanques, 250 lanzamisiles tierra-aire y otro tipo de armamentos por un valor estimado de 2200 millones de dólares.

Las autoridades chinas han advertido en reiteradas ocasiones a los EE. UU. a no jugar con fuego al apoyar a Taiwán y ha subrayado que el Pekín está dispuesto a ir a una guerra para evitar una eventual separación de la isla.

Hispantv, 17.08.2019