El chocolate negro sería bueno contra el mal de Parkinson

Científicos alemanes indican que el chocolate negro (por tener el más alto contenido de cacao) tiene efectos potencialmente benéficos en las personas afectadas con el mal de Parkinsons, enfermedad degenerativa que afecta progresivamente al sistema nervioso.


El estudio, publicado en el Journal of Neurology, realizado por la Universidad de Dresden y el Instituto Médico de Informática y Biometría de Dresden, Alemania, evidenció que el chocolate contiene alto contenido de diversos aminoácidos que influencian el metabolismo de aminoácidos en el cerebro.

En los ensayos evaluaron a 498 personas y sus parejas, donde se determinó sus hábitos alimenticios y su nivel de consumo de chocolates y dulces , así como sus hábitos relacionados con síntomas depresivos.

Los resultados mostraron que el consumo de chocolate fue significativamente más alto en los pacientes afectados con el mal de Parkinson, consumo que no guardó relación con los síntomas depresivos.

Los estudiosos ensayan la explicación de este hecho como una respuesta de automedicación de los pacientes, que cuando padecen ese mal sufren una pérdida progresiva de las células nerviosas en la parte del cerebro que produce la dopamina, sustancia química que ayuda a transmitir los mensajes de control y coordinación del movimiento corporal. Por ello, la hipótesis sería que los pacientes inconscientemente consumen el chocolate negro por el bien que hace a su organismo, particularmente, contra el mal de Parkinson.

Contenidos de feniletilamina, entre otros, presente en el chocolate son considerados potencialmente antiparkinson.

No obstante, los consumidores deben verificar que los contenidos de cacao sean altos cuando compran chocolate negro (alrededor de 60%, lo cual un chocolate de calidad debe indicar).


Hay que tener en cuenta que diversas marcas se niegan a indicar en su envoltura el porcentaje de cacao que contiene el producto, como Nestlé (pero en Suiza sí informa a los consumidores), Costa, D`Onofrio, Winter, marcas en las cuales el sabor hace sospechar que no se emplea cacao en forma suficiente, sino saborizantes químicos.

La excepción es Incasur; que sí informa sobre el porcentaje de cacao. Otras marcas confiables por su calidad son La Ibérica Helena, DiPerugia, Tesoros del Inca y Pecachón. Dichas empresas deberían imitar a la marca suiza Lindt, que cuenta con una gama de chocolates negros que permite al consumidor elegir el chocolate negro de su preferencia, pues en la etiqueta indica el porcentaje del cacao de su chocolates, que va del 70% al 99%.


Ver artículos relacionados:

Beber chocolate caliente mejora el rendimiento en matemáticas

Chocolates mejoran la circulación cerebral

Chocolate negro reduce riesgo de derrames y ataques cardíacos