El lobby israelí condiciona la política exterior de EEUU
Bush Peres
Por José Carlos García Fajardo (*)

No se puede confundir israelí con israelita. Israelíes son los ciudadanos del Estado de Israel, judíos, cristianos, musulmanes o ateos. Israelita es sinónimo de hebreo y de judío, sea o no creyente, cumpla o no con prácticas religiosos. Tiene que ver con una etnia, o con una cultura y unas tradiciones, pero ser judío no es una opción política. Ser sionista, sí lo es porque promueve la creación y fortalecimiento de un Estado con unas políticas que pueden diferir en los medios pero que coinciden en una idea de sí mismos como pueblo elegido que desvirtúa la realidad desde un punto de vista ilustrado que parte de la razón, de la igualdad de derechos y de deberes, del reconocimiento de unos derechos fundamentales y de una concepción de la vida humana sin intervención de dioses iracundos, ni de pretensiones de ser “pueblo elegido” o raza superior o etnocentrismo alguno.

Un paso hacia la igualdad
mujeres arabes

Por Juan Luis Gaona (*)


Las mujeres ya son mayoría en las universidades árabes. Según la UNESCO, el 60 por ciento de los estudiantes y más de la mitad de los profesores de muchas universidades árabes son mujeres. Sin embargo, están discriminadas y siguen teniendo problemas a la hora de obtener un trabajo acorde a su formación.

No bajar la guardia

Hospitalizado sida
Por Carlos Miguélez (*)

Quedan pocos supervivientes de aquellos que fueron infectados con el VIH a finales de los 80, cuando se descubrió la pandemia. El norteamericano John Holloway es uno de esos casos. Un cóctel de medicamentos le ha permitido alcanzar los 59 años de edad, aunque con síntomas de un envejecimiento que ni siquiera su padre de 84 años manifiesta: una enfermedad pulmonar crónica, diabetes, insuficiencia renal, una úlcera sangrante, una depresión severa y una rotura de cadera.

Recortes de libertad, seguridad y democracia

libertad de expresion

Por Xavier Caño (*)

En 2007, más de 500 medios informativos fueron censurados, según informe de la organización internacional ‘Reporteros sin Fronteras”. La censura aún fue más feroz en Internet, especialmente en foros de discusión y blogs. China se llevó la palma, pues, aparte de otras tropelías, cerró 2.500 web, blogs y foros mientras se celebraba el congreso del Partido Comunista de China. En Siria, el gobierno hizo imposible en Internet el acceso a la red social ‘Facebook’, así como a la red telefónica ‘Skype’ y al servicio de correo electrónico ‘Hotmail’. Y en Myanmar, antaño conocida como Birmania, la dictatorial junta militar que sojuzga al país, simplemente cortó el acceso a Internet para evitar que salieran informaciones hacia el extranjero. Hay más, pero nos faltaría espacio.

La asignatura pendiente de Bush

George W Bush
Adrián Mac Liman (*)

Cuando los portavoces de la Casa Blanca revelaron los detalles de la gira de George W. Bush a Oriente Medio, los politólogos fueron incapaces de ocultar su escepticismo. El actual periplo del presidente estadounidense, que los comentaristas no dudan en calificar de “último desplazamiento importante” antes del final de su mandato es la verdadera asignatura pendiente de la Administración republicana.

Malos tiempos para los derechos humanos
chinos protestan
Por Xavier Caño (*)


El gobierno de China prometió respetar los derechos humanos en 2001, cuando Pekín fue elegida sede olímpica. ¿Qué hay de aquella promesa? Nos lo ha contado Amnistía Internacional.

Encontronazo entre Iglesia y Gobierno en España

Catedral Almudena Madrid
Por José Carlos García Fajardo (*)

En España hay un encontronazo entre la Iglesia y el Estado que latía desde hacía tiempo y que nadie era capaz de afrontar con entereza. Después de 40 años de nacional catolicismo, de dictadura y de control por parte del episcopado de la educación, la moral y la vida misma en todas sus dimensiones. Parecía que no se hubieran dado la Ilustración, ni las Revoluciones en EEUU y Francia, ni las Cortes de Cádiz, ni las Declaraciones Universales de Derechos, el progreso en las conquistas sociales, el acceso de la mujer a la educación. Se diría que el tiempo se hubiera detenido en el Concilio de Trento y en el Vaticano I.

El cambio climático, un desafío global
elefantes en el desierto
Kemal Dervis y Leire Pajín (*)


Sabemos que la emisión de gases de efecto invernadero generados por la actividad humana es la causa principal del cambio climático, tal y como ha declarado el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU. A medida que nuestro planeta se calienta crece el riesgo de que toda la humanidad afronte una serie de consecuencias catastróficas debidas al calentamiento global. Al fundirse los casquetes polares en Groenlandia y la Antártida Occidental, muchos países podrían verse sumergidos. Una modificación en el curso de la corriente del Golfo podría acarrear drásticos cambios climáticos y gran parte de la biodiversidad podría quedar borrada para siempre.

Los israelíes no judíos: ciudadanos de segunda
jerusalenPor Alberto Piris (*)


La presión de los grandes medios de comunicación, muchos de ellos al servicio de los intereses de las grandes potencias, fuerza al ciudadano común, en ocasiones, a aceptar puntos de vista erróneos. Cuando gran parte de la política se desarrolla orientada a su difusión por dichos medios, lo que en ellos se afirma o se niega pasa a ser una verdad de fe que muchos admiten sin discusión alguna.

Iowa: Esperanza para los Estados Unidos y para el mundo
barack obamapor Marco Antonio Flores Villanueva,
desde Boston, USA

El triunfo de Barack Obama la noche de ayer en Iowa constituye un hecho sin precedentes en la historia política de los Estados Unidos. En primer término, la movilización del pueblo americano ha sido cuantitativamente extraordinaria. Pese a las bajas temperaturas de un invierno helado, hombres y mujeres de todas las edades se dirigieron a los lugares de votación para expresar democráticamente sus preferencias, dejando atrás el ausentismo que en otros años dominaba los comicios nacionales, tanto las primarias (aunque las elecciones de Iowa no son técnicamente primarias) como los nacionales (presidenciales y parlamentarios).