Entrevista de Hildebrandt a Herbert Mujica


El periodista Herbert Mujica está citado el día de hoy para acudir al 57mo Juzgado Penal, donde rendirá su declaración instructiva en el proceso por la denuncia seguida por Lima Airport Partners por presunto delito de difamación.

CASO EN LA VÍA JUDICIAL

Periodista denuncia acoso de LAP

El Comercio, 22.11.08.-Por haber denunciado las irregularidades cometidas en la concesión del aeropuerto Jorge Chávez a la empresa Lima Airport Partner (LAP), el periodista Herbert Mujica denunció ser víctima de acoso por parte de dicha empresa en el Poder Judicial.

Herbert Mujica denuncia acoso judicial


Perú.21.- El periodista Herbert Mujica advirtió que es víctima de un acoso judicial por sus cuestionamientos a la concesión del aeropuerto Jorge Chávez en favor de la empresa Lima Airport Partners, pero asegura que no podrán silenciarlo. Sus denuncias están contenidas en su libro Estafa al Perú: Cómo robar aeropuertos y vivir sin problemas.

Intentan asesinar a periodista en Chota

El periodista Leider Vásquez Arteaga, camarógrafo del Consorcio Telesistem, Canal 4, en la provincia de Chota, fue objeto de tentativa de homicidio por desconocidos, el último 11 de noviembre.

¡Los muertos que vos matasteis, gozan de buena salud!

por Herbert Mujica Rojas


En momentos en que el país llora la caída de sus pedestales de flamígeros hombres de prensa a quienes ahora persigue el fantasma del desempleo aunque gran parte de lo que hayan dicho sea inane, insignificante y sólo menú cotidiano de un sistema que mira a sí mismo para dar la medida de su mediocridad, se produce una situación incómoda, real no inventada en que dos juzgados penales al alimón que tienen a un mismo estudio de abogados, Ugaz, y una empresa sufragante, Lima Airport Partners, LAP, pretenden cazar a un periodista y, suponemos, que meterlo, en castigo, a la cárcel. El pretexto no puede ser más escandaloso: los textos, denuncias, documentos, contenidos en el libro que presentara César Hildebrandt en su programa en Radio San Borja en el 2007: ¡Estafa al Perú! ¡Cómo robarse aeropuertos y vivir sin problemas! http://www.voltairenet.org/article148321.html

Confiscan equipos a Radio Caplina

Mario Aguilar, propietario de radio Caplina, en la provincia de Tacna, en comunicación directa con la Oficina de los Derechos Humanos del Periodista (OFIP), denunció la confiscación de los equipos de transmisión de su emisora radial, por parte de miembros del Ejército Peruano, con participación de la Policía Nacional del Perú.

por Herbert Mujica Rojas

Estoy ya persuadido, a esta altura de la vida, que muchas más habrían sido las lamentaciones, numerosos los poemas condenatorios y no pocas las censuras si, como es el designio de Lima Airport Partners, LAP y el Estudio Ugaz con la batuta de Luis Vargas Valdivia, hubiera sido inmovilizado como preso por haber supuestamente injuriado la honra de un asalariado de esa empresita en un juicio penal por tal naturaleza. En cualquier caso, estas acciones —siempre a posteriori, como en el dicho: después de burro muerto, pasto— engrosarían la vieja costumbre peruana –ineficaz y aberrante- de actuar pero sólo teniendo como premisa que el caballazo ya fue hecho y el abuso perpetrado. ¡Tarde, tarde, tarde! ¿Es que nadie en este país da crédito a la sentencia: cuando veas la barba de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar?

La mafia que quiere encarcelar a Herbert Mujica
Ampliar


Los abogados del estudio Ugaz y Vargas Valdivia, que emprendieron la tarea de darle a la mafia de Lima Airport Partners (LAP) el gusto de perseguir y pretender silenciar al periodista Herbert Mujica, valiéndose de cuestionables procedimientos, por ahora deberán esperar una nueva fecha para la lectura de sentencia, debido a la dolencia lumbálgica del acusado.

¡Acabemos con los abogánsgteres!

Jaime Daly

por Herbert Mujica Rojas

Para variar la nación se ha visto conmovida por la acción delictiva, manipuladora, aviesa, fraudulenta de los abogángsteres, esa raza maldita que denigra la virtud genuina de aquella profesión pero que la eleva —si a eso puede llamarse altura— a los planos del crimen organizado que se traduce en concesiones, audios, vídeos, asesorías, coberturas, complicidades y, en suma, maromas todas para inclumplir la ley, ganar mucho dinero e imponer a fantoches como "referentes" porque tienen prensa adicta —y comprada—, compinches en múltiples giros y una desverguenza que ya no asombra. ¿Cómo puede una sociedad aguantar la acción negativa e insolente de semejante cáfila de delincuentes? Mientras que siga silenciosa e impávida, nada podrá hacerse no obstante la urgente necesidad de acabar con los abogánsgteres.