autopsia et roswell

Habla por aniversario 65to sobre documentos y fotos que prueban que el ovni de Roswell era real y que hubo ocultamiento

“Era una nave que no vino de este planeta”, fueron las contundentes revelaciones de un exagente de la Central de Inteligencia de los Estados Unidos de América (CIA) que decidió decir la verdad tras 65 años del célebre incidente de la caída a tierra de un ovni (objeto volador no identificado) con seres de otro mundo.

Se trata del exagente Chase Brandon, quien trabajó para la CIA durante 35 años supervisando operaciones encubiertas relacionadas con el terrorismo internacional, contrainsugencia, narcotráfico y tráfico de armas en 70 países, rompió su silencio después de décadas del incidente ocurrido en 1947 en Nuevo México.

Brandon informa sobre una caja que incluye fotografías que prueban que el caso Roswell fue real. “Sucedió realmente”, asegura y precisa que la información fue escondida en la sede de la CIA ubicada en Langley, Virginia.

«Era un área secreta [conocida como “The Vault”], la cual contenía una caja que llamó mi atención. Tenía una palabra encima: “Incidente Roswell. Busqué dentro de ella y la puse en el estante diciendo “Dios mío, de verdad sucedió”».

“No era un globo meteorológico, como primero dijo la gente”, explica Brandon y agrega que vio evidencia directa de la visita extraterrestre en un área de seguridad de la CIA en Langley.

Tras el hecho, en 1947, autoridades militares emitieron una nota de prensa que comenzaba diciendo: “Los muchos rumores sobre un disco volador se hicieron realidad ayer cuando el oficial de inteligencia del Grupo Bombardero 509.o de la Octava Fuerza Aérea, Campo del Ejército Aéreo de Roswell, tuvo la suerte de apoderarse de un disco”.

Cuando fue transmitida esta nota de prensa, el jefe de relaciones públicas de la base era Walter Haut. Sólo 24 horas después los militares cambiaron la versión alegando que el objeto que primero creyeron que era un “disco volador” era un globo meteorológico qe se estrelló en una granja vecina. El nuevo jefe de relaciones públicas cuando se publicó esta segunda versión y las sucesivas fue el coronel William Blanchard.

Sorprendentemente, la prensa y el público aceptaron esa explicación sin cuestionarla entonces.

Brandon es autor de varios libros y dice que no revelará exactamente lo que hay dentro de la caja que despejó sus dudas sobre este suceso, pero que era material escrito y fotos, “es todo lo que diré a cualquiera sobre el contenido de la caja”, declaró al diario Huffington Post.

Diversos investigadores del fenómeno ovni sostienen que tras el incidente Roswell se realizaron autopsias a cuerpos de extraterrestres que se encontraban en un platillo volador que se estrelló en el desierto de Nuevo México, lo cual fue ocultado por las autoridades del gobierno estadounidenses y alegan que se desarrollaron nuevas tecnologías a partir de lo encontrado en la nave.

Haut murió en 2006 y dejó una declaración jurada que debía abrirse sólo tras su fallecimiento. El texto dice que la historia del globo fue ocultamiento y que el verdadero objeto fue recuperado por los militares y guardado en un hangar y agregó no sólo haber visto el platillo volador, sino cuerpos de los extraterrestres.

También relata la realización de una reunión de alto nivel a la que asisitió con el comandante de la base, coronel William Blanchard, y el comandante de la Octava Fuerza Aérea, Campo del Ejército Aéreo, Gen Ramey.

Haut declara que en la reunión se entregó a los participantes piezas de la nave estrellada, para que las toque. Entonces ninguno pudo identificar qué material era.

La nota de prensa fue emitida porque los vecinos del lugar ya estaban enterados del accidente del aparato extraterrestre, pero en realidad era un segundo lugar de caída del aparato espacial, y donde más restos se encontraron, aseguró Haut.

Detalló una operación de limpieza, donde en los meses siguientes personal militar examinaron los dos sitios de estrellamiento buscando restos, extrayéndolos y borrando toda huella que pueda indicar que algo inusual sucedió, explicó Haut.

Antes de 1950, un memorando parece probar que el caso de Nuevo México fue publicado por el FBI, institutción que publicó miles de archivos en su sitio llamado The Vault, donde se puede ver otro documento titulado “Platillos voladores”, en el cual el agente Hottel revela que un investigador de la Fuerza Aérea declaró que “tres llamados platillos voladores fueron recuperados en Nuevo México”, información que fue entregada a un agente especial. El FBI censuró la identidad del agente y la del investigador.

“Fueron descritos como de forma circular con la parte central elevada, de unos 50 pies de diámetro”, escribió Hottel y agregó que cada uno estaba ocupado por tres cuerpos de forma humana, pero de sólo tres pies de altura”.

Los cuerpos estaban vestidos con ropas metálicas de textura fina. Cada cuerpo estaba vendado de forma parecida a los trajes oscuros que emplean los pilotos de vuelos veloces y de prueba, dice el documento.


Artículos relacionados

FBI: Matanza de ganado por extraterrestres aterrorizó a la Casa Blanca

FBI revela documento que detalla explosión de ovni sobre Utah

El FBI publica memo sobre  naves y seres extraterrestres de  Roswell

 

Casos de ovnis: son encubrimiento y “Watergate cósmico”, dice físico nuclear

 

Fotografían ovnis flanqueando cúpula de templo de la Virgen María en Magdalena

Vídeo: Ovnis se pasean por EE.UU. y Europa

¿Existen los ovnis? El misterio de su origen sigue en el aire