Guerra del Pacífico, terrorismo y armamentismoEl repase criminal chileno
Chile, precursor del terrorismo internacional


Estos días que el terrorismo vuelve a alzar la cabeza en nuestro país, en atención a nuestros lectores peruanos, pero también a los cada vez más numerosos lectores chilenos, estamos rescatando del olvido a Patricio Lynch y ponemos de relieve la repercusión y actualidad de sus acciones en el quehacer nacional e internacional.

Historia, madre y maestra
Documentos N.os
93 y 94*

Guerra del Pacífico. El entreguismo al descubiertoniguel iglesias entreguismo traidor


Compromiso de S.E., el general Iglesias

Me comprometo formal y solemnemente a suscribir con la república de Chile un tratado de paz, tan luego como el ministro plenipotenciario de ese país me reconozca a nombre de su gobierno como presidente del Perú, bajo las siguientes condiciones:

Historia, madre y maestra
Documento N.o 88

Cuando el sentimiento patrio buscó el calor de las chozas Editorial del diario "El Perú"

Guerra del Pacifico indigenasEl sentimiento patrio que puede degenerar en una vaga abstracción a medida que es mayor la cultura en los hombres, es siempre en el espíritu popular, una realidad; porque lo es en él, el amor a la familia, el apego al hogar y esa poderosa como dulce atracción que encadena al campanario de la parroquia en que sintió el aldeano las primeras emociones de la vida.

 

Historia, madre y maestra
Documento N.o 81*

Guerra del Pacífico. Denunciada traición de Iglesiasmiguel iglesias

El General Cáceres, a los departamentos de su mando.


Conciudadanos:

Cuando a la sombra de la unidad política, consolidada con extraordinarios y sangrientos sacrificios, el Perú presentaba ante sus implacables enemigos a la altura de su dignidad y de sus gloriosas tradiciones, el general Iglesias ha venido a levantar el odioso pendón de la anarquía, proclamando los departamentos del norte independientes del gobierno nacional y calificando como un crimen y un falso honor, el sentimiento que conduce a los defensores del país a luchar por su soberanía e integridad territorial de la república.

 

Historia, madre y maestra
Documento N.o 45*

Manifiesto del general Andrés Avelino Cáceres a la Nación


chilenos ladrones de hogaresConciudadanos:

La difícil situación en que la República se encuentra después de tres años de guerra y la gravedad de los sucesos realizados durante los últimos meses, me obligan a dirigiros la palabra para exponer ante el augusto e inapelable tribunal de la opinión pública, la parte que en esos acontecimientos me ha cabido y los móviles a que obedecieron mis procedimientos.

Historia, madre y maestra
Documento N.o 12*

Cáceres pide unidad nacionalAndres Avelino Caceres


Señor Coronel
Isaac Recavarren
Lima
Querido compañero y amigo:

Al fin me tienes por estos lugares de muy distinta manera de la que yo creía. Tú sabes que mi pensamiento era ir al sur para trabajar como pudiese; pero a mi paso por Jauja me exigió Piérola que aceptase el mando del centro. Vacilé mucho, pero acepté, siquiera porque el enemigo estaba al frente.

 

1879-1883: mezquindades en plena guerra
por Herbert Mujica Rojas


Edgardo Mercado JarrinEn su libro Política y Estrategia en la guerra con Chile (Lima 1979), Edgardo Mercado Jarrín, cuando se refiere a la falta de refuerzos de artillería, caballería y transportes, escribe:

"Las ventajas obtenidas por Chile al conquistar el dominio marítimo y al haber proyectado su poderío sobre los territorios de Atacama y Tarapacá —campaña en la cual los aliados combatieron prácticamente sin artillería ni caballería que permitiera efectuar reconocimientos, explotar el éxito y destruir a las fuerzas chilenas en fuga—, exigían que en la reorganización se procediera a aumentar fundamentalmente la potencia de fuegos y la movilidad del Ejército. De acuerdo a los recursos disponibles, los efectivos de infantería quedaban subordinados a la cantidad de fusiles, pese a que la población militar no presentaba limitaciones; los de la caballería se atenían a la existencia de ganado equino y a las importaciones de Argentina; el material de Artillería estaba limitado por los recursos financieros del país, las adquisiciones del exterior y las posibilidades de fabricación en Lima; y los medios de transporte, al ganado mular, disponibilidad de carretas y a los recursos locales.

El Tratado de 1929. La otra historiaAugusto Bernardino Leguia
por Félix C. Calderón
Fondo Editorial Congreso del Perú, Lima, abril 2000

"No existe en la historia de la América Latina un episodio tan flagrante de hostigamiento, vejamen y terror como el que sufrieron nuestros compatriotas en esos territorios ocupados. Y esto es bueno recordarlo si se quiere exorcizar, de una vez por todas, los fantasmas que se oponen a la integración regional, exactamente igual como ha sucedido en la Unión Europea, donde nunca se ha encubierto, ni siquiera en la misma Alemania, los crímenes de lesa humanidad cometidos por los nazis."

Introducción

No existe, infortunadamente, en el Perú ningún estudio exhaustivo sobre la negociación peruano-chilena realizada en Lima entre el 12 de octubre de 1928 y el 29 de mayo de 1929, y concluida con el Tratado de 1929 y su Protocolo Complementario. La razón que siempre se ha esgrimido, sin mayores variantes, es que ese tratado definitivo de límites con Chile fue negociado personalmente por el propio presidente Leguía, en una sucesión de encuentros en el palacio presidencial, con el embajador de Chile en Lima, Emiliano Figueroa Larraín. Por eso, historiadores peruanos de fuste, como Gustavo Pons Musso, no han dedicado más de dos o tres párrafos a la negociación del mismo (Las Fronteras del Perú, p. 212). Inclusive Raúl Porras Barrenechea, claro y explícito en los antecedentes, solo se limitó a decir que dicho tratado fue fruto del entendimiento directo del plenipotenciario chileno con el jefe de Estado peruano (Historia de los Límites del Perú, obra conjunta con A. Wagner de Reyna, p. 156).

Las traiciones en Torre Tagle

 

La Otra Historia El tratado de 1929Revelador libro sobre la historia no contada de la diplomacia peruana

 

En un excelente trabajo, el embajador Félix Calderón presenta importantes detalles sobre la verdadera historia en torno al Tratado de 1929, donde, al lado de la conocida historia, veremos una historia de traiciones en nuestra diplomacia en el libro:

 

El Tratado de 1929. La Otra Historia

 

Fondo Editorial Congreso del Perú, Lima, abril 2000

El cinismo de Wagnerallan wagner
por Herbert Mujica Rojas


Ayer, el ministro de Defensa, Allan Wagner, el que habla de seguridad cooperativa, gerencia por objetivos, la NUBE (ese gaseoso ridículo y palabrero que presume de ser la panacea en el sector), estuvo presente en la inauguración del Museo Andrés A. Cáceres. ¿Sabrá el señor de marras que el Batallón Zepita, uno de los más importantes que condujo el glorioso militar ayacuchano, fue decisivo en la batalla de Tarapacá el 27 de noviembre de 1879, fecha y efemérides que olvidó vergonzosamente de recordar y celebrar la semana pasada? ¿con qué cara, honor inexistente o decencia de algún tipo, pudo ser tan obvio el cinismo de Wagner?