Historia, madre y maestra
Documento N.o 111*

Periódico norteamericano dice que Iglesias solicita adelanto de dinero a Chile por la venta de Tacna y Arica
la coima

Comenta sucesos de Arequipa y "la guerra de las razas" que se libra en el interior del Perú


De una correspondencia del Herald de Nueva York, que trata de los últimos sucesos de Arequipa y del gobierno del general Iglesias, tomamos los siguientes acápites:

La obra de Iglesias.- Este cambio de base por parte de Arequipa ha resultado ser muy favorable a los intereses del gobierno de Iglesias en Lima. Puede aventurarse la opinión que si Arequipa hubiese mandado una firme manifestación de resistencia a los chilenos, el porvenir del gobierno de Lima no habría sido tan tranquilo como lo es ya; pero allí no hay ningún entusiasmo, ni moneda, y se concibe que no puede ser satisfactoria la condición de las personas pobres en tales circunstancias. Los derechos de importación y exportación son tan onerosos, como los que estaban fijados bajo el "régimen" chileno, así es que la total suma que el gobierno ha recibido por derechos de aduana del Callao, que es la más importante de la república, desde que los chilenos la soltaron el 23 de octubre último, no llega a 75 mil soles plata; y debe recordarse que el Perú tiene mensualmente que proporcionar 300 mil soles plata para los gastos y mantención de las tropas chilenas estacionadas al norte de Mollendo.

Historia, madre y maestra

Alfonso Bouroncle Carreón, Studium, Lima.

La Tragedia del 79. Orígenes del conflicto

Manuel Pardo
Manuel Pardo
Con una anticipación de diez a doce años, Chile fue preparando su fuerza armada para usurpar a Bolivia y el Perú sus riquezas guaneras y salitreras, a solicitud y pleno apoyo de Inglaterra, país que se sentía afectado en sus intereses por la política controlista desarrollada por el Perú en relación al salitre y, que en 1869 se dispuso la supresión de los concesionarios del guano, inmensa riqueza, de la cual el Estado sólo percibió cantidad mínima, y la diferencia se fue a manos de los exportadores extranjeros, en especial ingleses, que, para mejor sostener ese casi monopolio, dejaron enriquecerse a algunos allegados al gobierno, a la par que azuzando belicoso militarismo que, en forma continua, provocaron alzamientos y revoluciones. La crisis política se reflejó en la economía, produciéndose profunda crisis que colocó al país al borde de la bancarrota, motivando que sus créditos externos fueran suprimidos.

Historia, madre y maestra
Documento N.o. 110*

Guerra del Pacífico. Cáceres felicita patriotismo de Pugabatalla


Ayacucho, enero 1 de 1884

Señor coronel don José Mercedes Puga

Muy estimado coronel y amigo:

En medio de nuestros desastres y mis amarguras he visto con la más grande complacencia que Ud. sin dejarse abatir por los reveses, sigue firme y resuelto al pie de la bandera de la resistencia contra el implacable enemigo exterior y el círculo inicuo de peruanos que se ha prosternado ante él y le sirven como aliado. Los verdaderos patriotas, como Ud. no desmayan ni pierden jamás la fe, y mientras mayores son los contratiempos y las vicisitudes, y mientras más grandes son los peligros y las calamidades que pesan sobre el país, mayor es su decisión y ardimiento para perseverar a costa de todo sacrificio.

Historia, madre y maestra
Documento N.o 109*

Guerra del Pacífico. Duros cargos de Cáceres contra IglesiasMiguel Iglesias Guerra del Pacifico


Ayacucho, diciembre 31 de 1883

Lima

Señor N.N.

He recibido su apreciable del 6 del presente, que me es grato contestar.

Me habla Ud. de las causas que han engendrado los desastres sucesivos de Lima.

Voy a emitirle la opinión que tengo a ese respecto.

Los desastres ignominiosos del Perú se deben a que nunca nos planteamos las situaciones netamente y como son en realidad: por falta de carácter, por cálculos mezquinos, por intransigencias que no reconocen un origen noble, nos hemos rebelado siempre contra las soluciones dictadas por la razón, por la moral, por el patriotismo y por el deber, que nos acogemos a todas las intrigas, a todas las bajezas, a todas las apostasías, que nos presentan ante el mundo como un pueblo abyecto y prostituido, incapaz de salvar lo que nunca debe perderse: la dignidad del infortunio.

Guerra del Pacífico, yanquis y chilenos
escolares obligados  por chilenos a ver esqueletos de peruanos aesesinados
Chilenos obligaban a escolares de Tacna a ver esqueletos de peruanos asesinados, amenazándolos con que correrían el mismo fin si se levantaban.


La Guerra del Pacífico, un hecho de mucha importancia para el presente y futuro del Perú, presenta para el análisis diferentes aspectos que se debe tomar en cuenta. Un ejemplo de esto es el papel desempeñado por terceros países ante la agresión que sufrieron el Perú y Bolivia. Es necesario que tengamos una idea, por ejemplo, de la conducta de los Estados Unidos de Norteamérica ante el conflicto.

Historia, madre y maestra
Documento N.o 106*
Cáceres y las clases sociales frente a la guerra Andres Avelino Caceres

Ayacucho, 29 de noviembre de 1883

Al honorable cabildo:

Esta jefatura superior ha tenido la patriótica satisfacción de recibir el oficio colectivo de ese honorable cabildo, de fecha 20 de los corrientes.

Cuando todo en el Perú es desmoralización y desconcierto; cuando la ruina de nuestras instituciones no reconoce otra causa que la falta absoluta de sentido moral; cuando los grandes móviles sociales han desaparecido ante el empuje de los innobles propósitos y personales intereses; es ciertamente consolador y de fecunda enseñanza, el glorioso contraste que ofrecen el pueblo de Acostambo y los demás del centro de la república, levantándose con toda la altivez de la dignidad nacional herida, pero no humillada, con toda la desesperación del patriotismo que no se detiene ni ante el sacrificio, resueltos a morir combatiendo contra los enemigos de fuera y dentro del Perú.

Historia, madre y maestra
Documento N.o 103*

Cáceres resalta heroísmo de guerrilleros y enrostra a Montero su inconsecuencia


Andahuaylas, octubre 4 de 1883Ayacucho

Sr. contralmirante

Dn. Lizardo Montero.
Arequipa

Querido amigo:

Como te anuncié en mi última, la invasión del enemigo sobre Ayacucho se ha verificado con rapidez, obligándome a retirarme de aquella ciudad el 25 del próximo pasado, cuando la expedición se acercaba por la doble vía de Julcamarca y Huanta.

Historia, madre y maestra
Documento N.o 102*

Cáceres espera auxilios prometidos por Monterobatalla_Tarapaca


Ayacucho, setiembre 20 de 1883

Sr. contralmirante
Don Lizardo Montero
Arequipa

Querido amigo:

Tus cargas del 30 de agosto último y 6 del actual, tan deseadas, han venido a dar aliento y esperanza a mi espíritu. Francamente, cuando ya sólo pensaba en retirarme a la vida privada, con la conciencia de haber hecho por el país cuanto ha estado a mis alcances, me llega la noticia de que al fin te has resuelto a mandar elementos al Centro. Si esto hubiese ocurrido antes, cuando yo lo exigía en nombre de la patria viendo dibujarse claramente los peligros que amenazaban mi ejército y en él la situación delicadísima del país, no pesarían sobre nosotros los últimos desastres y antes bien nuestras condiciones serían muy distintas e inmensamente ventajosas.

Historia, madre y maestra
Documento N.o 101*

Cáceres exige de Montero el ejército de ArequipaAnfres Avelino Caceres

Critica anexión de provincias ayacuchanas al departamento de Arequipa y nombramiento de autoridades corruptas


Ayacucho, agosto 19, 1883

Sr. contralmirante
Don Lizardo Montero
Arequipa

Querido amigo:

En la que tuve el agrado de dirigirte hace pocos días, narrándote rápidamente lo ocurrido en mi fatal expedición al norte, te decía también que iba a ocuparme de la reorganización e incremento de fuerzas aprovechando de las pocas armas existentes; y tal es mi empeño del momento, esperando ver cumplido mi deseo muy en breve.

Historia, madre y maestra
Documento N.o 99*

Guerra del Pacifico. Batalla de HuamachucoBatalla de Huamachuco
Parte Oficial peruano

Jefatura superior, política y militar de los departamentos del Centro.

Huancayo, julio 30 de 1883

Señor ministro:

Después del oficio que tuve el honor de dirigir a VS. en mayo último, exponiendo las razones que me obligaban a retirarme a la zona del norte, siguiendo la opinión de la junta de guerra que convoqué, en vista del avance de considerables fuerzas enemigas que venían por todas direcciones con el fin de destruir las pequeñas a mi mando, no he podido volver a dirigirme a ese ministerio por haberse interpuesto el enemigo en todas las vías de comunicación, y ahora paso a poner en su conocimiento, para que eleve al Supremo Gobierno, todos los sucesos que han tenido lugar desde entonces hasta la fecha.