Historia, madre y maestra La tragedia del 79
Alfonso Bouroncle Carreón, Studium, Lima, pp. 115-149

Guerra del Pacífico, la batalla de Lima. 38 Las fortalezas de Piérola
Nicolas de Pierola
Nicolás de Piérola
“Piérola para halagar su ego, y figurar como único actor de la tragedia, desoyó los consejos de los militares de carrera.”


Para la defensa de Lima, Piérola sacó a relucir sus criterios sobre fortificaciones, para lo cual y a un costo de muchos cientos de miles de soles mandó aplanar la cumbre de los cerros inmediatos que circundan la ciudad, especialmente el San Cristóbal además del San Bartolo, Vásquez y el Pino. Con un esfuerzo extraordinario pero estéril, se llevaron cañones de gran calibre procedentes del Callao, ala cumbre de esos cerros que mostraron los siguientes inconvenientes: demasiado lejos de las posibles áreas de combate y al carecer de teléfono y largavistas apropiadas, como se dijo, resultaron ciegos y sordos frente al enemigo. Que debían prestar apoyo al combate cuando la niebla se levantara, pues generalmente amanecen cubiertos de neblina que recién se despeja en verano después de las diez u once la mañana y, en el invierno, pueden quedar cubiertos todo el día.

Historia, madre y maestra La tragedia del 79
Alfonso Bouroncle Carreón, Studium, Lima, pp. 115-149

Guerra del Pacífico, la batalla de Lima. El armamento

Un componente de suma importancia, como el del armamento que utilizaría el ejército para la defensa, fue tratado con la misma simplicidad por no decir irresponsabilidad que la movilización general.

Cañón Dalhgren, El Callao 1881.
Cañón Dalhgren, El Callao 1881.

 

Historia, madre y maestra La tragedia del 79
Alfonso Bouroncle Carreón, Studium, Lima, pp. 115-149


Guerra del Pacífico, la batalla de Lima. 36 Se organiza la defensa


El Dictador Piérola, desde su asalto al poder en diciembre de 1879, hasta el 17 de junio de 1880, contempló la guerra como cosa ajena y distante a la capital, seguramente a la espera de un milagro. Recién cuando se perdió Arica y desintegró totalmente el primer ejército del Sur y cuyos restos llegaron a Puno; que el segundo ejército se encontró en franca desorganización bajo el comando de Leyva en Arequipa, es que recién se dio cuenta que los chilenos podían llegar a Lima y, con el uso de la improvisada ineptitud que lo caracterizó en la conducción de la guerra, por decreto de la fecha indicada dispuso la movilización en Lima de todos los ciudadanos menores de sesenta años y mayores de diecisiete, bajo el mando del coronel Juan Martín Echenique, a quien nombró Comandante en Jefe del Ejército de Reserva y desempeñara igualmente como Prefecto de Lima.

Guerra del Pacífico, soldados peruanos en Lima
Guerra del Pacifico, combatientes peruanos

Historia, madre y maestra La tragedia del 79
Alfonso Bouroncle Carreón, Studium, Lima, pp. 115-149

Guerra del Pacífico, la batalla de Lima.- 35 Preparativos


Catedral de Lima, 1879El desastre acaecido en Lima debe analizarse en dos etapas: los preparativos en sí y el desenlace, al conformar cada episodio aspectos diferentes de un mismo drama e, igualmente, fue el suceso que contó con nuevos factores que no ocurrieron en los acontecimientos previos, como la movilización masiva de la población capitalina y su conjunción con elementos nativos provenientes del ande central.

Historia, madre y maestra
Documento N.o 111*

Periódico norteamericano dice que Iglesias solicita adelanto de dinero a Chile por la venta de Tacna y Arica
la coima

Comenta sucesos de Arequipa y "la guerra de las razas" que se libra en el interior del Perú


De una correspondencia del Herald de Nueva York, que trata de los últimos sucesos de Arequipa y del gobierno del general Iglesias, tomamos los siguientes acápites:

La obra de Iglesias.- Este cambio de base por parte de Arequipa ha resultado ser muy favorable a los intereses del gobierno de Iglesias en Lima. Puede aventurarse la opinión que si Arequipa hubiese mandado una firme manifestación de resistencia a los chilenos, el porvenir del gobierno de Lima no habría sido tan tranquilo como lo es ya; pero allí no hay ningún entusiasmo, ni moneda, y se concibe que no puede ser satisfactoria la condición de las personas pobres en tales circunstancias. Los derechos de importación y exportación son tan onerosos, como los que estaban fijados bajo el "régimen" chileno, así es que la total suma que el gobierno ha recibido por derechos de aduana del Callao, que es la más importante de la república, desde que los chilenos la soltaron el 23 de octubre último, no llega a 75 mil soles plata; y debe recordarse que el Perú tiene mensualmente que proporcionar 300 mil soles plata para los gastos y mantención de las tropas chilenas estacionadas al norte de Mollendo.

Historia, madre y maestra

Alfonso Bouroncle Carreón, Studium, Lima.

La Tragedia del 79. Orígenes del conflicto

Manuel Pardo
Manuel Pardo
Con una anticipación de diez a doce años, Chile fue preparando su fuerza armada para usurpar a Bolivia y el Perú sus riquezas guaneras y salitreras, a solicitud y pleno apoyo de Inglaterra, país que se sentía afectado en sus intereses por la política controlista desarrollada por el Perú en relación al salitre y, que en 1869 se dispuso la supresión de los concesionarios del guano, inmensa riqueza, de la cual el Estado sólo percibió cantidad mínima, y la diferencia se fue a manos de los exportadores extranjeros, en especial ingleses, que, para mejor sostener ese casi monopolio, dejaron enriquecerse a algunos allegados al gobierno, a la par que azuzando belicoso militarismo que, en forma continua, provocaron alzamientos y revoluciones. La crisis política se reflejó en la economía, produciéndose profunda crisis que colocó al país al borde de la bancarrota, motivando que sus créditos externos fueran suprimidos.

Historia, madre y maestra
Documento N.o. 110*

Guerra del Pacífico. Cáceres felicita patriotismo de Pugabatalla


Ayacucho, enero 1 de 1884

Señor coronel don José Mercedes Puga

Muy estimado coronel y amigo:

En medio de nuestros desastres y mis amarguras he visto con la más grande complacencia que Ud. sin dejarse abatir por los reveses, sigue firme y resuelto al pie de la bandera de la resistencia contra el implacable enemigo exterior y el círculo inicuo de peruanos que se ha prosternado ante él y le sirven como aliado. Los verdaderos patriotas, como Ud. no desmayan ni pierden jamás la fe, y mientras mayores son los contratiempos y las vicisitudes, y mientras más grandes son los peligros y las calamidades que pesan sobre el país, mayor es su decisión y ardimiento para perseverar a costa de todo sacrificio.

Historia, madre y maestra
Documento N.o 109*

Guerra del Pacífico. Duros cargos de Cáceres contra IglesiasMiguel Iglesias Guerra del Pacifico


Ayacucho, diciembre 31 de 1883

Lima

Señor N.N.

He recibido su apreciable del 6 del presente, que me es grato contestar.

Me habla Ud. de las causas que han engendrado los desastres sucesivos de Lima.

Voy a emitirle la opinión que tengo a ese respecto.

Los desastres ignominiosos del Perú se deben a que nunca nos planteamos las situaciones netamente y como son en realidad: por falta de carácter, por cálculos mezquinos, por intransigencias que no reconocen un origen noble, nos hemos rebelado siempre contra las soluciones dictadas por la razón, por la moral, por el patriotismo y por el deber, que nos acogemos a todas las intrigas, a todas las bajezas, a todas las apostasías, que nos presentan ante el mundo como un pueblo abyecto y prostituido, incapaz de salvar lo que nunca debe perderse: la dignidad del infortunio.

Guerra del Pacífico, yanquis y chilenos
escolares obligados  por chilenos a ver esqueletos de peruanos aesesinados
Chilenos obligaban a escolares de Tacna a ver esqueletos de peruanos asesinados, amenazándolos con que correrían el mismo fin si se levantaban.


La Guerra del Pacífico, un hecho de mucha importancia para el presente y futuro del Perú, presenta para el análisis diferentes aspectos que se debe tomar en cuenta. Un ejemplo de esto es el papel desempeñado por terceros países ante la agresión que sufrieron el Perú y Bolivia. Es necesario que tengamos una idea, por ejemplo, de la conducta de los Estados Unidos de Norteamérica ante el conflicto.

Historia, madre y maestra
Documento N.o 106*
Cáceres y las clases sociales frente a la guerra Andres Avelino Caceres

Ayacucho, 29 de noviembre de 1883

Al honorable cabildo:

Esta jefatura superior ha tenido la patriótica satisfacción de recibir el oficio colectivo de ese honorable cabildo, de fecha 20 de los corrientes.

Cuando todo en el Perú es desmoralización y desconcierto; cuando la ruina de nuestras instituciones no reconoce otra causa que la falta absoluta de sentido moral; cuando los grandes móviles sociales han desaparecido ante el empuje de los innobles propósitos y personales intereses; es ciertamente consolador y de fecunda enseñanza, el glorioso contraste que ofrecen el pueblo de Acostambo y los demás del centro de la república, levantándose con toda la altivez de la dignidad nacional herida, pero no humillada, con toda la desesperación del patriotismo que no se detiene ni ante el sacrificio, resueltos a morir combatiendo contra los enemigos de fuera y dentro del Perú.